OmShantiOm
Inicio Novedades Enseñanzas Sagradas Escrituras Sagrados Nombres Estudios Glosario Links relacionados Contacto Buscar

El Orden Divino

Existe un Orden Divino, establecido por Dios.
Todo lo que sucede dentro del Orden Divino es para nuestro bien.
Nada de lo que nos ocurre, por doloroso que ello sea, sucede para nuestro mal.

De las adversidades que a veces nos ocurren hay que intentar extraer siempre una enseñanza, porque así es la manera de aprender a conocer a Dios.
Y ésa es la finalidad última del Alma: aprender y prepararse para volver a ser Uno con Dios.

El Orden Divino "es", existe y transcurre segundo a segundo.

Dios lo establece, pero no lo impone.
Es el Ser Humano, mediante el ejercicio del libre albedrío, quien decide si quiere formar parte del Orden Divino, o quedar fuera de él.

Formar parte del Orden Divino es muy simple: hay que confiar en él, hay que tener fe en Dios.
Debemos entregar a Dios cada cosa que deseamos o amamos y esperar que se cumpla el Orden Divino.
Sin embargo, debemos tener mucho cuidado cuando lo que sucede no nos gusta, nos molesta o se opone a nuestros intereses.
Es en estos momentos, en estos casos, cuando la fe se quiebra y quedamos fuera del orden Divino.

Nuestro "Ego" comienza a preguntarse: Por qué me pasa esto si no lo merezco?; Por qué Dios me castiga así?
Este tipo de preguntas solo puede ser formulado por un Ego que se cree superior a la Voluntad Divina y por ende, con derecho a cuestionar los acontecimientos.
Para ésta clase de Ego es más fácil cuestionar los hechos a tratar de comprender por qué han sucedido y cuál es la enseñanza implícita en los mismos.
Generalmente,  nuestro Ego no nos permite reflexionar con claridad, por lo que debemos entrenarlo para que no cuestione.
Para poder enfrentar estas situaciones hay que entrenarnos para detener los pensamientos y, permaneciendo siempre con la fe puesta en el Orden Divino, aceptar con humildad que
los acontecimientos son justos y, a través de la oración, pedir a Dios que nos permita entender Su enseñanza para poder incorporarla definitivamente en nuestra Alma.

Muchas veces, las enseñanzas no llegan en el mismo momento en que ocurren los hechos.
Las mismas surgen luego de haber aquietado la mente e incluso pueden manifestarse recién luego de unos días, semanas o años.
Todo depende de la predisposición que tengamos a abrir nuestro corazón y nuestra mente a Dios.

[Reflexiones Om Shanti Om]


Solo cuando tu corazón perciba que el "Orden Divino" es la Voluntad de Dios, tu mente comprenderá que tu existencia transcurre en un "Divino Orden".
[Reflexiones Om Shanti Om]


[regresar a enseñanzas]