OmShantiOm
Inicio Novedades Enseñanzas Sagrados Escituras Sagrados Nombres Estudios Glosario Links relacionados Contacto Buscar

Trijata, mujer demonio

 

Vínculos de familia

Trijata, mujer demonio

  Descripción:

Mujer demonio de la corte de Ravana, devota de Sri Rama.

Mientras Sita esta cautiva en el jardín del palacio de Ravana:
[...] Una de estas demonios, llamada Trijata, era devota de los pies de Sri Rama y perfecta en sabiduría espiritual.
Convocó a todas sus compañeras, les contó su sueño y las exhortó a servir a Sita y en esa forma bendecirse a sí mismas.

"En mi sueño un mono quemó Lanka y toda la hueste de demonios fue exterminada. En cuanto a Ravana, el de diez cabezas, lo vi desnudo montado en un burro, con sus cabezas cortadas y sus veinte brazos arrancados. De esta forma iba encaminado hacia el Sur; y parecía como que Lanka hubiera pasado a manos de Vibhisana. La victoria de Sri Rama fue proclamada en toda la ciudad con toques de tambores; fue entonces cuando el Señor Rama envió a buscar a Sita. Proclamo en voz alta este sueño, que se hará realidad de aquí a varios días."

Todas se espantaron al oír sus palabras y cayeron a los pies de la Hija de Janaka.
Dispersáronse todas en varias direcciones y Sita con desasosiego pensó para sí:
"Al final de un largo mes este vil monstruo me matará.
Con las manos juntas dijo a Trijata: "Madre, eres mi única compañera en la adversidad. Así que rápidamente inventa algún medio por el cual pueda abandonar este cuerpo; pues esta desolación, que es tan difícil de soportar, no puede ser por más tiempo sufrida.
Trae un poco de madera y levanta una pira; y después, madre mía, préndele fuego. Prueba así la autenticidad de mi amor por el Señor, oh sabia señora.
¿Quién puede soportar las palabras de Ravana, que atraviesan el oído como una flecha?".


Al oír estas palabras, Trijata se abrazó a los pies de Sita y la conforto contándole la majestad, fuerza y gloria de Su Señor.

"Escucha, oh delicada señora: Por la noche no puede encenderse fuego."
Diciendo esto partió hacia su residencia. [...]
Mientras Sri Rama se enfrenta con Ravana:
[...] Esa misma noche la demonio Trijata llamó a Sita y le contó toda la historia.
Cuando Sita se enteró del crecimiento incesante de las cabezas y brazos del enemigo, se sintió profundamente preocupada.
Su rostro era un reflejo de dolor, y su mente estaba llena de ansiedad.
Entonces, Sita dijo a Trijata: "¿Por qué no me dices, madre, lo que va a pasar?
¿Cómo puede destruirse esta plaga? Ravana no muere aunque las flechas de Sri Rama corten sus cabezas.
El cielo está gobernándonos sin piedad. Mi mala suerte hace que él siga vivo, la misma mala suerte que me separó de los pies de loto de Sri Hari.
El destino que creó el fantasma de un ficticio ciervo de oro sigue mirándome con malos ojos.
La misma providencia que me hizo sufrir terribles calamidades y me incitó a hablar ásperamente a Lakshmana, que me atraviesa una y otra vez con las poderosas y venenosas lanzas de la separación del Señor de los Raghus, y me mantiene viva bajo tan penosas circunstancias, esa providencia es Él, y sólo Él es quien mantiene vivo a Ravana".


La hija de Janaka se lamentaba, recordando al Todopoderoso. Trijata le respondió:

"Escucha, oh Princesa, el enemigo de los dioses morirá si una flecha le atraviesa el pecho.
Pero el Señor trata de no darle ahí, pues sabe que la hija de Videha, tú, habita en su corazón.
Él no puede actuar con el pensamiento de que la hija de Janaka mora en el corazón de Ravana
".

La explicación de Trijata llenó la mente de Sita de alegría y pena al mismo tiempo.
Dándose cuenta de esto, Trijata le habló de nuevo diciendo:
"Ahora escucha, hermosa Señora, cómo tu enemigo se encontrará con la muerte, y libérate del gran temor que te sigue obsesionando.
Ravana se desconcertará cuando le corten sus cabezas, y tú podrás escapar de su mente. En ese instante el omnisciente Sri Rama le dará en el corazón
".

Trijata logró reconfortar a Sita con estas palabras y después volvió a su residencia. [...]