OmShantiOm
Inicio Novedades Enseñanzas Sagrados Escituras Sagrados Nombres Estudios Glosario Links relacionados Contacto Buscar
Rey Aja
Rey Dasaratha
Reina Sumitra

Príncipe Satrughna,

 

Vínculos de familia

Cónyuges/Hijos(as)::
1. Princesa Shrutakirti

Príncipe Satrughna,

  • Consorte (1): Princesa Shrutakirti

  Descripción:

Dinastía: Iksuaku / Raghu.
Hermano gemelo menor de Lakshmana y medio hermano de Sri Rama y Bharata.
También conocido como: Ripudamana, Ripusudana y Satrusudana.

Tulsidas dice:
[...] Adoro también los pies de loto de Satrughna, el que mata a sus enemigos, valiente y al mismo tiempo bondadoso, compañero permanente de Bharata. [...]
El nacimiento de los hijos del rey Dasaratha:
[...] Sabiendo que había llegado el momento de dar un nombre a los niños, el rey mandó llamar al iluminado sabio Vasistha.
Después de rendirle homenaje, el rey le habló así:
"Santo señor, asígnale los nombres que tu mente haya establecido".

"Sus nombres son muchos y únicos; sin embargo, oh rey, los pronunciaré como mejor pueda.
Tu hijo mayor, océano de felicidad y encarnación de la alegría, cuya más pequeña partícula llena de gozo los tres mundos, tiene por nombre 'Rama', hogar de la dicha y consolador de todos los mundos.
Tu segundo hijo, que sostiene y alimenta el universo se llamará 'Bharata', mientras que aquél cuyo pensamiento destruye a nuestros enemigos es glorificado en los Vedas con el nombre de 'Satrughna".

El que encierra rasgos nobles, amado de Sri Rama y Sostén del universo entero, recibió del Guru Vasistha el maravilloso nombre del Lakshmana.

El maestro asignó estos nombres tras considerarlos debidamente y luego dijo:
"Tus cuatro hijos, oh rey, son la esencia misma de los Vedas.
De ellos, Sri Rama es el tesoro de los sabios, el todo del devoto y la vida misma de Shiva, en estos momentos disfruta con los juegos infantiles". [...]
[...] Cuando Satrughna se enteró de la maldad de Kaikeyi, se encendió de ira; pero no podía hacer nada.

Entonces entró la jibosa Manthara, ataviada con ricos vestidos y muy adornada.
Viendo a esa mujer, el hermano menor de Lakshmana se llenó de ira como si se derramara mantequilla pura en el fuego.
Dando un paso adelante le golpeó en la joroba con tanta fuerza que se cayó de cabeza y comenzó a gritar.
Tenía la joroba aplastada, la cabeza partida, los dientes rotos y la boca llena de sangre.
"Ah, Dios mío, ¿qué mal he hecho yo? Mis servicios no merecen esta recompensa."

Al ver la crueldad que encerraba de los pies a la cabeza, Satrughna, destructor de los enemigos, la agarró del pelo y comenzó a arrastrarla hasta que el misericordioso Bharata la rescató.
Luego los dos hermanos fueron a ver a la madre Kausalya. [...]

[...] Kaikeyi tenía una doncella muy torpe llamada Manthara; después de pervertir su razón y convertirla en el blanco de la mala reputación, la diosa de la palabra regresó a su reino.

Manthara vio la ciudad decorada y oyó la música gozosa, y preguntó a la gente: "¿A qué viene toda esa alegría?"
Cuando supo que Sri Rama iba a ser entronizado, sintió que su corazón se rompía.
Esta mujer de mente corrompida y bajo linaje se preguntaba cómo en el intervalo de una noche se había originado tanto mal, igual que la mujer astuta que ve un panal de miel piensa en cómo apoderarse de la miel.
Con la cara seria, Manthara se acercó a la madre de Bharata.
La reina le preguntó: "¿Qué te hace estar tan seria?"

Ella no respondió; sólo suspiró y, adoptando la actitud típica de las mujeres, echó unas lágrimas de cocodrilo.
La reina dijo riendo: "Eres una muchacha muy descarada, y sospecho que Lakshmana te ha enseñado una lección".
La perversa doncella siguió sin hablar y sólo silbó como una cabra.
Temerosa del mal, la reina le dijo:
"¿Por qué no hablas? Espero que Rama y su padre real, Lakshmana, Bharata y Ripudamana se encuentren bien". [...]

Aconsejando a Lakshmana que no vaya a los bosques con Él, Sri rama le dice:
[...] "Hermano, escucha mi consejo y espera a los pies de nuestro padre y madre.
Bharata y Ripusudana no están en casa, y el rey es anciano y está triste por mí.
Si me voy al bosque y te llevo conmigo, Ayodhya se quedará sin maestro, y el preceptor, los padres, la familia y toda la gente quedarán sumidos en un sufrimiento terrible.
Quédate para consolarles; si no, hermano, cometeremos una gran falta.
El rey cuyo reino trae sufrimiento al pueblo merece un lugar en el infierno. Por ello, querido hermano, quédate en casa."
[...]

Al llegar el rey Dasaratha y su comitiva al reino de Janaka, los ciudadanos comentan:
[...] "Y se hospedarán aquí muchas veces, pues quién no va a desear quedarse en casa de un yerno así.
En esas ocasiones la ciudad se regocijará de ver a Sri Rama y Lakshmana.
Uno moreno, el otro rubio, pero los dos hermosísimos: así lo declaran quienes los han visto."

Y otro dijo:
"Yo los vi hoy: me pareció que el Creador los había hecho con sus propias manos.
Bharata es una copia exacta de Rama, no hay hombre ni mujer que pueda distinguirlos a primera vista.
Lakshmana y Satrusudana son también imposibles de distinguir, idénticos en todos sus miembros.
Los cuatro hermanos atraen la mente pero no se pueden describir con palabras, pues no hay nadie en los tres mundos que pueda rivalizar con ellos". [...]

Satrughna, + Princesa Shrutakirti, hija de Príncipe Kusaketu y Chandrabhaga.