OmShantiOm
Inicio Buscar Enseñanzas Estudios Links relacionados Contacto
Anasuya

 

Vínculos de familia

Cónyuges/Hijos(as)::
1. Sabio Atri

Anasuya

  • Consorte (1): Sabio Atri

  Observaciones y comentarios:

  • En el "Sri Ramacharitamanasa" de Tulsidas, se le atribuye haber creado el río Mandakini a partir de las lágrimas de sus penitencias.
  • El sabio Valmiki dice a Sri Rama:
    [...] "Escucha, oh Señor de la raza solar, ahora te diré un refugio que te será muy grato en estas circunstancias.
    Quédate a vivir en la colina Chitrakuta: ahí estarás cómodo: la colina es muy bella, e igualmente el bosque, guarida de elefantes, leones, ciervos y pájaros.
    Tiene un río santo, glorificado en los Puranas, creado por la esposa del sabio Atri con las lágrimas de su penitencia.
    Es un afluente del Ganges y se llama Mandakini, que destruye los pecados tan rápidamente como una bruja puede estrangular a los niños.
    Muchos grandes sabio como Atri viven allí practicando Yoga y pronunciando fórmulas sagradas y gastando sus cuerpos con la penitencia.
    Ve allí y recompensa los esfuerzos de todos, dando dignidad a esta montaña." [...]
    Durante la visita de Sri Rama, sita y Lakshmana a la ermita del sabio Atri:
    [...] Entonces Sita, que era de naturaleza buena y modesta, se aproximó a Anasuya, la esposa de Atri, y abrazó sus pies.
    La esposa del sabio se sintió profunda y extremadamente complacida; la bendijo y sentándose a su lado la vistió con ropajes celestiales y adornos que siempre podían permanecer nuevos, limpios y hermosos.
    En tono afectuoso y dulce la santa mujer comenzó a hablarle de algunas virtudes propias de una esposa:

    "Escucha, oh princesa, una madre, un padre y un hermano son siempre buenos con nosotros; pero tan sólo nos traen un gozo limitado.
    Sin embargo, un esposo trae un gozo ilimitado, en forma de felicidad, oh hija de Videha; mala es la mujer que rehúsa servir a su esposo.

    Fortaleza, piedad, un amigo y una esposa son cosas que sólo pueden probarse en tiempos adversos. Una mujer que trata a su esposo sin respeto -aunque éste sea viejo, enfermo, estúpido, menesteroso, ciego, sordo, despreciable o el mayor de los desdichados-, sufrirá numerosos tormentos en el infierno, la morada de Yama.
    La devoción en cuerpo, alma y mente a los Pies de su señor es el único deber, voto y penitencia de una mujer.

    Hay cuatro tipos de esposas fieles en este mundo, así lo declaran los Vedas, los Puranas y todos los santos.
    Una mujer de la mejor clase está convencida de que ni siquiera puede soñar con otro hombre que no sea su señor. Las intermedias miran a los esposos de otras como su propio hermano, padre o hijo, de acuerdo a su edad. Aquella que se reprime por consideración de la virtud o pensando en la raza, es declarada por los Vedas como una mujer baja. Y es conocida como la mujer más baja de este mundo aquella que tan sólo se reprime por miedo y falta de oportunidad.
    La mujer que desprecia a su marido y tiene un amante es arrojada por cien ciclos al peor de los infiernos conocido por el nombre de Raurava.
    ¿Quién es tan depravado como la mujer que por un momento de placer no tiene en cuenta el tormento del que va a ser víctima durante mil millones de nacimientos?
    La mujer que hace sinceramente un voto de fidelidad a su esposo, alcanza fácilmente el estado más alto; mientras que aquella que es desleal a su señor, siempre, en cualquier tiempo en el que vuelva a nacer, enviudará en su juventud.

    Una mujer es impura desde su nacimiento, pero puede alcanzar un estado de felicidad, de aquí en adelante, sirviendo a su señor. La razón por la que Sri Hari amaba a Tulasi y la sigue amando hoy en día, es por la lealtad que tenía a su esposo y es también por esta razón que su gloria es cantada por los Vedas.

    Escucha Sita: las mujeres mantendrán su voto de fidelidad a sus esposos invocando tu nombre, ya que Sri Rama es tan querido para ti como tu propia vida. Es por el bien del mundo que te he hablado de esta forma
    ".

    Sita, la hija de Janaka, estaba extasiada escuchando estas palabras y reverentemente se inclinó a los pies de Anasuya. [...]

    Anasuya + Sabio Atri, hijo de Brahma y Desconocido.