OmShantiOm
Inicio Novedades Enseñanzas Sagrados Escituras Sagrados Nombres Estudios Glosario Links relacionados Contacto Buscar
Rey Himachala
Reina Mena

Diosa Parvati

 

Vínculos de familia

Cónyuges/Hijos(as)::
1. Bhagavan Shiva

Diosa Parvati

  • Consorte (1): Bhagavan Shiva

  Descripción:

Parvati es una segunda encarnación de Devi quien, previamente, había encarnado como Sati.

Es también conocida como:
Ambika: "Madre del mundo",
Aparna: "sin hojas" (este nombre lo recibe tras hacer un severo ayuno sin siquiera alimentarse de hojas),
Gauri: "de cuerpo hermoso" o "de tez hermosa",
Girija: "nacida de la montaña,
Sailaja o Shailaja: "nacida en la montaña,
Sarvani o Sharvani: "Esposa de Sarva (Shiva)",
Uma.

Tulsidas dice:
[...] Saludo a la diosa Parvati y a su esposo, Bhagavan Sankara, encarnaciones de la adoración y la fe respectivamente, sin los que ni siquiera el sabio puede percibir a Dios que está encerrado en sus corazones. [...]

[...] Que el enemigo de Cupido, Bhagavan Shiva, cuya forma se parece en color al jazmín, y la Luna, esposo de la diosa Parvati, morada de compasión y amigo del afligido, me dé su gracia. [...]
En referencia al Ramacharitamanasa, Tulsidas dice:
[...] Tras haberlo concebido, el gran señor Shiva, lo atesoró en su mente hasta que, en una ocasión favorable, se lo transmitió a su compañera Parvati.[...]

[...] Los cuatro diálogos más hermosos (los de Bhusundi y Garuda, Shiva y Parvati, Yajñavalkya y Bharadwaja, y Tulsidas y otros santos), tejidos inteligentemente en esta narración, son los cuatro Ghats de este santo lago. [...]

Tulsidas dice:
[...] La boda de la Diosa Parvati con el Señor Shiva representa a Hemanta o la estación fría mientras que la fiesta en ocasión de la llegada del Señor representa a la hermosa Sisira o estación glacial [...]

[...] Cuando moría, Sati pidió a Sri Hari el favor de seguir entregándose a los pies de Shiva en todas las encarnaciones siguientes. Por ello volvió a nacer como Parvati en casa de Himachala. [...]
Himavan dice a Mena:
[...] "Olvida toda preocupación, querida, y fija tu mente en el Señor. Sólo Él que ha creado a Parvati le dará la felicidad. [...]
Tulsidas dice:
[...] Entonces vino el sabio Vedasira y les consoló a todos. Se sintieron aliviados al oír hablar de la gloria de Parvati. [...]
Señor Shiva dice a los siete sabios:
[...] "Id a Parvati y poned a prueba su amor. Después, llevad a su padre Himachala hasta ella, mandadla de nuevo a su casa y disipad sus dudas." [...]
Parvati dice a los siete sabios:
[...] "Me postro a vuestros pies -continuó Parvati, la Madre del universo- Por favor, volved a vuestra casa, Ya es tarde." Al ver la devoción de Parvati, los grandes sabios exclamaron: "Gloria a Ti, oh Bhavani, Madre del universo. "Tú eres Maya, mientras que Shiva es Dios mismo. Vosotros sois los padres del universo entero." Postrando su cabeza a los pies de Parvati, se marcharon. [...]
Señor Brahma dice al Señor Shiva:
[...] "Parvati ha practicado la penitencia hasta un punto difícil de valorar; acéptala ahora con cariño" [...]
Tulsidas dice:
[...] mientras que el gran Señor Shiva se dirigía a los alojamientos del cortejo nupcial, Mena se sentía apenada y mandó llamar a Parvati. [...]

[...] Luego, Mena y su compañero Himavan se regocijaron y se postraron repetidas veces a los pies de Parvati. [...]

[...] Mena miró a Parvati una y otra vez, y luego cayó a los pies de la muchacha tomándolos en sus manos; su amor era supremo e indescriptible. [...]

[...] Reconociendo Su amor de esposa el Señor Hara le demostró Su cariño y le indicó un lugar a Su izquierda. Parvati se sentó alegremente al lado de Shiva y comenzó a recordar Su vida pasada. [...]
Señor Shiva dice a Parvati:
[...] "Por las bendiciones de Rama, oh Parvati, la pena, la duda o el error no pueden tocarte ni siquiera en sueños". [...]
Tulsidas dice:
[...] Cuando Parvati oyó las palabras iluminadoras de Shiva, toda la estructura de sus argumentos se derrumbó. [...]

[...] Tomando los pies de loto de su señor una y otra vez, y uniendo sus manos, Parvati pronunció las siguientes palabras, como si las impregnara del néctar de su amor:
"Ahora que he escuchado Tus palabras, refrescantes como rayos de Luna, mi ignorancia, calor febril del Sol otoñal, se ha desvanecido. [...]

[...] Viendo que había llegado el momento propicio, el maestro Vasistha dio la señal, y la joya de la raza Raghu, el rey Dasaratha, entró triunfante en la ciudad con todos sus seguidores, y la mente fija en Bhagavan Sambhu, la diosa Parvati y Su hijo el Señor Ganesha. [...]

[...] Rama consoló así a todos y Se postró a los pies de loto de su maestro. Invocando al Señor Ganapati, a la Diosa Gauri, Parvati, y al Señor de Kailasa, y recibiendo las bendiciones de Su Guru, el Señor de los Raghus partió. [...]
Las aldeanas del camino dicen a Sita:
[...] "Ama a tu Señor como Parvati amó a Shiva, y no dejes de ser bondadosa con nosotras. Te pedimos con todo nuestro corazón que, si regresas por este mismo camino, nos permitas verte y nos recuerdes como tus doncellas." [...]
Señor Shiva dice a Parvati:
[...] Las virtudes de Sri Rama, Uma Parvati, son misteriosas. [...]
Tulsidas dice:
[...] qué no resides en Kasi, la morada de Sambhu y Bhavani, Diosa Parvati, sabiendo que éste es el lugar de nacimiento de Mukti, la suprema beatitud, la mina de la sabiduría espiritual y el destructor de los pecados? [...]
Señor Shiva dice a Parvati en referencia a Hanuman:
[...] Ahora bien, Parvati, ¿se puede concebir que el enviado del Señor cuyo nombre permite al sabio romper los lazos de la existencia mundana pueda ser puesto en cautiverio? [...]

[...] Parvati, Hanuman se mantuvo sano y salvo porque era el mensajero de Aquel que ha creado el mismo fuego. [...]
Señor Shiva dice a Parvati:
[...] Cuando el Señor, oh Parvati, oyó esta simple forma de hablar de Hanuman, dijo: "Que así sea! Aquel que ha venido a conocer la verdadera naturaleza de Rama no puede gozar con otra cosa que Su adoración. Incluso aquel que siente este diálogo entre Sri Rama y Hanuman en su corazón, es bendecido con devoción por los pies de Sri Rama". [...]

[...] La falta de respeto a un Santo, Parvati, inmediatamente le quita a uno todas las bendiciones. En el momento que Ravana abandonó a Vibhisana, el desdichado perdió toda su gloria. [...]
Sri Rama dice a Vibhisana:
[...] "Escucha, amigo, voy a hablarte de mí naturaleza, conocida por Burundi, Sambhu y Parvati, Si un hombre ha sido enemigo de toda la creación animada e inanimada y viene aterrorizado a Mí, buscando Mi protección y desechando la vanidad, la falsedad, la hipocresía y todo tipo de artimañas, yo en un instante hago de él un santo. [...]
Señor Brahma dice a Sri Rama:
[...] "Destructor de la malvada y hermosa joya de la Tierra, Tus pies de loto son adorados incluso por Sambhu, el Señor Shiva, y Uma, la Diosa Parvati; oh Rey de Reyes, concédeme la gracia de poder tener una devoción ferviente a Tus pies de loto, fuente inagotable de bendiciones". [...]

El Sabio Narada dice a Himachala:
[...] "Tu hija es una mina de virtudes -es hermosa, amable e inteligente por naturaleza-. Será llamada Uma, Ambika (madre) y Bhavani. Adornada con todas las buenas cualidades, la muchacha ganará el amor irreprochable de su esposo. [...]
Tulsidas dice:
[...] Glorifico al Todomisericordioso Señor Sankara, poseedor de una atractiva forma, blanca como la flor de jazmín, la Luna y la concha, con ojos que se asemejan a encantadores lotos, esposo de Ambika, otorgador de los frutos deseados y libertador de la carne. [...]

Tulsidas dice:
[...] Entonces Uma adoptó el nombre de Aparna (que vive sin hojas). [...]

Tulsidas dice:
[...] Si Hara y Gauri me conceden su favor aunque sea en sueños, todo lo que he dicho alabando esta poesía mía escrita en dialecto popular, se hará realidad. [...]
[...] Entonces los sabios vieron a Gauri como si fuera la penitencia en persona. Y le dijeron: "Escucha, hija de Himachala: ¿por qué practicas una penitencia tan dura? ¿A quién adoras y qué buscas? ¿Por qué no nos revelas tu secreto?"
"Me siento muy débil para cumplir mi misión. Os reiréis al escuchar mis locuras, Mi mente ha adoptado una postura rígida y no presta atención a los consejos; podría incluso levantar un muro de agua. Confiando en la verdad de la profecía de Narada, anhelo volar incluso sin tener alas. Fijaos en mi locura: Siempre ansío tener a Shiva como esposo." [...]

El Sabio Yajñavalkya dice al Sabio Bharadwaja:
[...] Bendito en verdad es tu nacimiento, oh gran sabio; para ti el Señor de Gauri es tan querido cómo tu propia vida. Los que no aman los pies de loto de Shiva no pueden ni soñar en agradar a Rama. [...]
Sri Rama dice a Lakshmana, en referencia a Sita:
[...]"Hermano, ella es la hija del rey Janaka, para quien se ha dispuesto el sacrificio de la postración.
Ha sido acompañada por sus doncellas a adorar a la Diosa Gauri y se mueve por el jardín irradiando luz de su ser.
[...]
Una doncella dice a Sita, en referencia a Sri Rama y Lakshmana:
[...] "Medita en Gauri después. ¿Por qué no contemplar a los príncipes ahora?" [...]
Sita reza a la Diosa Gauri:
[...] "Los cuatro regalos de la vida se alcanzan fácilmente sirviéndote a Ti, oh dadora de bienes, amada de Shiva.
Todos los que adoran Tus pies de loto, oh Ser Resplandeciente, alcanzan la felicidad, ya sean dioses, hombres o sabios.
Tú conoces bien el anhelo de mi corazón, pues moras siempre en todo corazón. Por eso he preferido no decírtelo abiertamente."

Con estas palabras, la Hija de Videha agarró los pies de la imagen.
Bhavani se sintió emocionada por Su mansedumbre y devoción; la corona de la imagen se cayó y el ídolo sonrió.
Sita colocó reverentemente el regalo divino sobre Su cabeza.
El corazón de Gauri estaba lleno de gozo y habló así:
"Escucha, Sita, mi infalible bendición: el deseo de Tu corazón se cumplirá. Las palabras de Narada son siempre verdaderas; el pretendiente en quien se ha fijado Tu corazón será ciertamente Tuyo. El pretendiente de tez morena y hermoso rostro de quien estás enamorada será ciertamente Tuyo. El gracioso y omnisciente Señor es consciente de Tu fidelidad y amor."
Sita y Sus doncellas estaban muy dichosas al oír esta bendición de labios de Gauri. Adorando a la Diosa Bhavani una y otra vez, Sita regresó a Su hogar, con el corazón desbordante de gozo.
Al ver que Gauri estaba complacida con Ella, Sita sentía una alegría indescriptible.
Sus miembros izquierdos se pusieron a temblar, indicando Su buena suerte.
[...]
Durante la boda de Sri Rama y Sita:
[...] El rey* invitó alegremente a Vasistha a que montara en esta carroza, y luego él subió en la otra, con la mente fija en el Señor Hara, en su maestro Vasistha, la diosa Gauri y el dios Ganesha. [...]

* Rey Dasaratha

[...] Después los Gurús instaron a los brahmanes a que adoraran a la Diosa Gauri y a Su hijo Ganesha: los dioses aceptaron el homenaje y dieron su bendición. Cualquier sustancia auspiciosa que desearan mentalmente los sabios en cualquier momento, como por ejemplo una mezcla de miel era servida al instante por los ayudantes que traían bandejas y cántaros de oro llenos de esa sustancia. [...]

[...] La diosa Gauri en persona enseñó a Rama a ofrecer un bocado de comida a Sita; y Sarada instaba a Sita a hacer lo mismo a Rama. [...]
Partida de Sri Rama, Sita y Lakshmana a los bosques:
[...] Invocando al Señor Ganapati, a la Diosa Gauri, Parvati, y al Señor de Kailasa, y recibiendo las bendiciones de Su Guru, el Señor de los Raghus partió. [...]
[...] Entonces los dos hermanos, Sri Rama y Lakshmana, adoraron los pies de la esposa de su preceptor, Arundhati, así como los de todas las esposas de los brahmanes que la habían acompañado, rindiendo a todas ellas los mismos honores debidos al Ganges santo y a la diosa Gauri, Consorte de Shiva, a la par que las damas les bendecían llenas de júbilo con suaves palabras. [...]
[...] Después de sus abluciones, hombres y mujeres adoraron al Señor Ganesha, a la Diosa Gauri, la consorte de Shiva, a Bhagavan Shiva, el Asesino del demonio Tripura, y al Dios Sol, Disipador de la oscuridad. También reverenciaron los pies de Bhagavan Vishnu, el Señor de Lakshmi, y rezaron [...]
[...] Una y otra vez el Señor le pedía que se levantara; él, sin embargo, estaba tan sumido en amor que no se levantaba. La mano de loto del Señor se posó sobre su cabeza. El señor de Gauri, Shiva, se llenó de emoción cuando recordó la envidiable suerte de Hanuman. [...]
[...] Qué héroe se puede igualar a Ravana que con sus propias manos se ha cortado sus cabezas en repetidas ocasiones y las ha ofrecido al fuego del sacrificio con gran deleite, como si fueran llevadas por el mismo esposo de Gauri, Shiva? [...]
[...] Shiva se regocijo al oír las palabras inocentes de Su Compañera, Gauri, y replicó:
"Realmente eres bendita, virtuosa mujer; tu idea es santa y posees mucho amor por los pies de Sri Rama. Así pues, escucha esta historia tan sagrada, que pone fin a la ilusión del universo entero, hace nacer la fe en los pies de Sri Rama y permite cruzar el océano del mundo sin ninguna dificultad".
[...]

Tulsidas dice:
[...] Viendo el poder de la edad de Kali, Hara y Girija produjeron una serie de encantos en las palabras de los salvajes, silabas incoherentes que no pueden interpretarse y no necesitan repetirse, pero cuya eficacia es clara y muestra la gloria de Shiva.
Que el Señor de Uma me conceda su favor y convierta mi historia en fuente de bendiciones y alegría.[...]
El Sabio Yajñavalkya dice al Sabio Bharadwaja:
[...] Con la llegada de Girija la montaña aparecía especialmente hermosa, igual que la cara de un devoto se ilumina con la devoción a Sri Rama. [...]

[...] Al oír las palabras del sabio y tomándolas como ciertas, Himalaya y su esposa quedaron muy desconsolados, mientras que Uma estaba muy contenta. Ni siquiera Narada podía percibir esta diferencia. Aunque su expresión exterior era igual, su sentimiento era distinto. Girija y todos sus compañeros de juegos, Himalaya y su esposa Mena, todos tenían el cabello crispado y los ojos llenos de lágrimas. Las palabras del sabio celestial Narada debían ser ciertas: Uma las recordaba en su corazón con alegría. El amor por los pies de loto de Shiva brotó en su corazón. [...]
Mena dice a su esposo Himavan:
[...]"Mi señor, yo no pude comprender las palabras del sabio. Si el compañero de nuestra hija, su casa y su linaje son incomparables y dignos de Uma, debe realizarse pronto el matrimonio. Si no, es mejor que la muchacha siga soltera, ya que Uma es tan querida por mí como mi propia vida. Si no conseguimos un esposo digno de Girija, todos dirán que Himalaya es torpe por naturaleza. Recuerda esto, mi señor, cuando establezcas la alianza para que no pueda haber causa de arrepentimiento".
Tras estas palabras, Mena se postró con la cabeza a los pies de su señor. El señor de las montañas, Himalaya, replicó con voz cariñosa: "Antes saldrán llamas de fuego de la Luna que resulte falsa la profecía de Narada. "Olvida toda preocupación, querida, y fija tu mente en el Señor. Sólo Él que ha creado a Parvati le dará la felicidad. Si tienes amor por tu hija, ve y aconséjale que practique la austeridad para que se produzca su unión con Shiva: no hay otra forma de superar la tristeza". Las palabras de Narada son sabias y llenas de razón. Shiva es fuente de belleza y virtudes: sabiendo esto, no abrigues ningún temor, Sankara es irreprochable en todos los aspectos."
Tras oír las palabras de su esposo, Mena se sintió contenta; al instante se levantó y fue donde estaba Girija. [...]
El Sabio Yajñavalkya dice al Sabio Bharadwaja:
[...] Viendo su cuerpo mortificado con tanto sacrificio, la voz profunda de Brama resonó por todo el cielo:
"Escucha, hija del rey de la montaña; tu deseo se ha cumplido. Abandona todas tus penitencias; el que mató a Tripura será pronto tuyo. Ha habido muchos sabios, controlados e iluminados, pero ninguno de ellos realizó tales penitencias, Bhavani. Ahora disfruta de estas palabras supremas del cielo y sabe que son verdaderas y sagradas para siempre. Cuando tu padre venga por ti, no te resistas y vuelve a casa en seguida. Y cuando veas a los siete sabios, confía en la veracidad de este oráculo."
Girija se regocijó al oír estas palabras de Brama que el cielo había derramado y sintió un estremecimiento de alegría por todo su cuerpo.[...]

[...] Cuando Sri Rama vio la disciplina y el amor de Sankara y el sello inmaculado de la devoción de su corazón, el Señor misericordioso, que reconoce completamente el servicio ofrecido a Él, y es fuente de belleza y bondad, y encarnación de gran esplendor, apareció ante Sankara y le habló de muchas formas. "¿Quién sino tú puede cumplir tal promesa?"
Sri Rama le dio muchos consejos y le habló del nacimiento de Parvati. El Señor en su infinita compasión le contó detalladamente las acciones llenas de piedad de Girija. [...]

El Sabio Narada dice a Himavan:
[...] "Sankara la repudió porque Le había ofendido haciéndose pasar por Sita. Una vez separada de Hara, fue a presenciar el sacrificio preparado por su padre y se consumió en el fuego del Yoga. Ahora, ha vuelto a nacer en tu casa y ha pasado por grandes penalidades para ganar el favor de Su Señor. Así, pues, no dudes más; Girija es bien amada de Sankara."[...]
El Sabio Yajñavalkya dice al Sabio Bharadwaja:
[...] Se oían instrumentos de todo tipo, y del cielo caían infinidad de variedades de flores. Así terminó la boda de Hara y Girija. [...]

[...] Hara y Girija disfrutaban de una alegría cada día. Así transcurrió bastante tiempo, hasta que les nació un niño de seis cabezas que más tarde mataría al demonio Taraka en una batalla, La historia de Sanmukha es bien conocida en los Vedas, Tantras y Puranas, y el mundo entero la sabe. [...]
El Señor Shiva dice a Uma:
[...] Escucha, Girija, las hazañas de Sri Rama que son beneficiosas para los dioses y mixtifican a los demonios. [...]

[...] Girija, Aquel cuya gracia borra esa ilusión es el bondadoso Señor de los Raghus. Nadie ha podido descubrir Su principio ni Su fin. [...]

[...] "Escucha, Girija: los Vedas y los Tantras han cantado sin cesar las hermosas e inmaculadas obras de Sri Hari. La causa de su venida no se puede precisar claramente, Escucha, doncella justa: Sri Rama está más allá del intelecto, la mente o las palabras; estoy convencido de ello. Sin embargo, bella mujer, te voy a decir la razón tal como yo la comprendo y que los santos y sabios, Vedas y Puranas han declarado según su nivel intelectual. Cuando la virtud declina, y el mal y los demonios arrogantes se multiplican, actuando con una maldad indescriptible, y cuando los brahmanes, vacas, dioses y la Tierra misma padecen sufrimiento, el hermoso Señor toma varias formas (trascendentes) y alivia a los virtuosos del mal. [...]
El Sabio Yajñavalkya dice al Sabio Bharadwaja:
[...] Escucha, Bharadwaja: la historia de cada encarnación del Señor ha sido cantada por multitud de poetas.
En una ocasión Narada maldijo al Señor; eso sirvió de excusa para que se encarnara en un Kalpa.
Girija se quedó sorprendida al escuchar esto, y dijo: "Narada es un devoto de Vishnu y un alma iluminada. ¿Cómo fue entonces que maldijo al Señor? ¿Qué ofensa había cometido contra él el Señor de Lakshmi? Cuéntamelo, oh Destructor del demonio Tripura. Me parece muy raro que el sabio fuera presa de la ilusión.
Entonces, el gran Señor Shiva respondió sonriendo:
"No hay nadie iluminado o engañado. El hombre se convierte en un instante en aquello que el Señor de los Raghus desea para él en un momento determinado". [...]

[...] Escucha, oh sabio, una antigua y -sagrada leyenda que Sambhu contó a Girija. [...]
El Señor Shiva dice a Uma:
[...] Girija, yo también estaba presente en aquella asamblea y pude hablar así: "Yo sé que Sri Hari está presente en todas partes por igual y sólo puede revelarse por medio del amor. Decidme un lugar, tiempo o zona del cielo donde no esté el Señor. A pesar de haber tomado la forma de todos los seres animados e inanimados, está alejado y desapegado de todo. Se revela con el amor, igual que el fuego aparece cuando dos piedras se chocan". Mis palabras agradaron a todos, y Brama me aplaudió diciendo:
"¡Bien dicho, bien dicho! "
[...]

[...] Te voy a contar otro de Mis actos secretos; escúchalo, Girija, pues yo conozco tu firme fe. [...]
Sita conoce a Sri Rama:
[...] En ese mismo momento llegó allí Sita, enviada por Su madre para adorar a Girija, Iba acompañada de Sus doncellas, todas encantadoras e inteligentes. Cantaban melodías con una voz cautivadora. Cerca del lago se levantaba un templo sagrado para Girija, hermosa por encima de toda descripción, y cautivaba la mente de aquellos que lo miraban. Después de sumergirse en el lago con Sus compañeras, Sita se acercó alegre al templo de Girija. Presentó su adoración con gran devoción y pidió a la Diosa un hermoso compañero digno de Ella.[...]
[...] Y tras realizar todos los ritos prescritos por los Vedas y el uso familiar, el glorioso rey Janaka dio Su Hija al Novio. Igual que Himavan dio a Girija al gran Señor Shiva, y el dios de los mares concedió a Sri a Hari, Janaka dio a Sita a Rama y con ello ganó una fama nunca alcanzada antes por nadie. [...]
Tulsidas dice:
[...] Glorifico a Sankara, Señor de Kasi, Consorte de Girija, Hija de los Himalayas, merecedor de todas las alabanzas, brillante como una concha o como la Luna, el más hermoso de los seres revestido con piel de tigre, engalanado con asombrosos ornamentos en forma de implacables serpientes, aman te del Ganges y de la Luna, mitigador de los pecados de la era Kali y árbol celestial que con sólo pedirlo produce el fruto de la beatitud. [...]
El Señor Shiva dice a Uma:
[...] Girija, dijo Sankara, así es el Señor de los Raghus: siempre ama a aquellos que se refugian en Él. [...]

[...] Sri Rama hospedó en su propia morada a un vil demonio, mina de impurezas. Girija, continuó el Señor Shiva; estúpidos son, pues, aquellos que no le adoran. [...]

[...] Girija, continuó el Señor Shiva, posible que el Señor, que está en todas partes y cuyo nombre, al ser pronunciado, permite a los ermitaños cortar las ataduras de la existencia, pueda caer prisionero? [...]

[...] Escucha, Girija: -continúa Sankara- te he relatado con detalle esta santa historia según Mi entendimiento. Las historias de Sri Rama son innumerables y sin dimensión. Ni siquiera los Vedas ni Sarada, diosa del lenguaje, pueden contarlas todas. [...]

[...] Así, Girija, te he narrado el episodio de cómo visité al pájaro Kakabhusundi. Ahora escucha las circunstancias en las que Garuda, gloria del reino de los seres alados, visitó al cuervo. [...]

[...] Postrándose amorosamente a los pies de Kakabhusundi, Garuda, lleno de firmes propósitos, se fue volando a Vaikuntha, morada divina del Señor Vishnu, con la imagen de Sri Rama grabada en su corazón. Girija, no hay tesoro tan valioso como la compañía de los santos, y ésta no se puede conseguir sin la gracia de Sri Hari: así lo declaran los Vedas y Puranas. [...]
[...] Girija, la Hija del rey de la montaña, estaba muy deleitada de oír toda la historia y replicó: "Por la gracia de mi señor, Tú mismo, mis dudas han desaparecido y mi devoción a los pies de Sri Rama ha sido renovada. Por tu bendición, oh Señor del universo, he realizado el propósito de mi vida. En mi corazón ha brotado una devoción inalterable a Sri Rama y todas mis penas han acabado." [...]

Sri Rama dice al Señor Shiva:
[...] "Ahora, Shiva, si tienes Amor por Mí, escucha mi petición. Ve y cásate con Sailaja: concédeme este favor. " [...]

En referencia al Ramacharitamanasa Tulsidas dice:
[...] Encierra el bello nombre del Señor de los Raghus, extremadamente santo, esencia misma de los Puranas y los Vedas. Es morada de bendiciones, disipador del mal, y es pronunciado por el Señor Shiva, junto con su compañera Uma. [...]
Tulsidas dice:
[...] Que el Señor de Uma me conceda su favor y convierta mi historia en fuente de bendiciones y alegría. [...]

[...] Invocando a Uma y al Señor Shiva, procedo a referir detalladamente este Ramacharitamanasa, cómo surgió y lo que lo hizo tan famoso en el mundo. [...]

[...] La fiesta del novio en la boda de la diosa Uma y el gran Señor Shiva son las innumerables clases de criaturas acuáticas. [...]
El Sabio Yajñavalkya dice al Sabio Bharadwaja:
[...] Ahora te contaré como mejor pueda el diálogo entre Uma y Sambhu.
Escucha, oh sabio, cómo se produjo este diálogo, y tu tristeza desaparecerá. [...]

[...] Cuando Lakshmana vio a Uma así disfrazada, se quedó sorprendido y desconcertado. [...]

[...] Desde que Uma nació en la casa de Himalaya, la montaña se convirtió en morada de bendiciones y prosperidad. [...]
El Sabio Narada dice a Himachala:
[...] El sabio, sonriendo, contestó con estas palabras dulces y reveladoras: "Tu hija es una mina de virtudes -es hermosa, amable e inteligente por naturaleza-. Será llamada Uma, Ambika y Bhavani. [...]
[...] Al oír las palabras del sabio y tomándolas como ciertas, Himalaya y su esposa quedaron muy desconsolados, mientras que Uma estaba muy contenta. Ni siquiera Narada podía percibir esta diferencia. Aunque su expresión exterior era igual, su sentimiento era distinto. Girija y todos sus compañeros de juegos, Himalaya y su esposa Mena, todos tenían el cabello crispado y los ojos llenos de lágrimas. Las palabras del sabio celestial Narada debían ser ciertas: Uma las recordaba en su corazón con alegría. El amor por los pies de loto de Shiva brotó en su corazón. Sin embargo, carecía de confianza en Sí misma, pues la unión con Shiva le parecía muy difícil, Comprendiendo que el momento no era apropiado para revelarlo, escondió su emoción y se sentó al lado de uno de sus compañeros. La predicción del sabio no podía ser falsa: este pensamiento preocupaba a Himavan y su esposa, así como a los amigos de Uma. Sosegándose, el señor de las montañas dijo: "Dime, santo señor, ¿qué solución deberíamos aplicar?"
El jefe de los sabios, Narada, respondió: "Escucha, oh Himavan; nadie puede cambiar lo que el Destino ha dispuesto, ni los dioses, demonios, seres humanos, Nagas o sabios,
"Sin embargo, te daré una solución: puede que te sirva si el cielo te ayuda. Sin duda Uma tendrá el esposo que te he descrito. Pero de acuerdo con mis conocimientos, los defectos del esposo de Uma están presentes en Shiva. Si ella se casa con Sankara, todos considerarán los defectos tan buenos como las virtudes. [...]
Mena dice a Himavan:
[...] "Mi señor, yo no pude comprender las palabras del sabio. Si el compañero de nuestra hija, su casa y su linaje son incomparables y dignos de Uma, debe realizarse pronto el matrimonio. Si no, es mejor que la muchacha siga soltera, ya que Uma es tan querida por mí como mi propia vida. Si no conseguimos un esposo digno de Girija, todos dirán que Himalaya es torpe por naturaleza. Recuerda esto, mi señor, cuando establezcas la alianza para que no pueda haber causa de arrepentimiento" [...]
El Sabio Yajñavalkya dice al Sabio Bharadwaja:
[...] Tras oír las palabras de su esposo, Mena se sintió contenta; al instante se levantó y fue donde estaba Girija. Al ver a Uma, las lágrimas brotaron de sus ojos y con cariño cogió la niña en su regazo. [...]

[...] Amando en su corazón los pies de su señor, Uma fue al bosque y comenzó su penitencia. [...]

[...] Tras consolar a sus padres, Uma salió a hacer penitencia llena de gozo. Toda su familia lloraba de pena y nadie decía nada. [...]

[...] Entonces Uma adoptó el nombre de Aparna (que vive sin hojas). [...]

[...] Te he cantado la hermosa historia de Uma; ahora escucha el maravilloso relato de Sambhu. [...]

[...] Entonces los siete sabios fueron a ver a Shiva y le refirieron toda la historia de Uma. Shiva se quedó maravillado al oír hablar de su amor, y los Saptarsis regresaron a sus casas llenos de alegría. [...]
[...] "Su cuerpo está cubierto de cenizas y adornado con serpientes y calaveras. Va desnudo, su pelo está enmarañado y su aspecto es temible. Va acompañado de fantasmas, malos espíritus, duendes, hadas, y demonios de rostros espantosos, El que sobrevive al ver el cortejo de este novio es un hombre muy afortunado y sólo él será testigo de la boda de Uma".
Esto decían los niños mientras iban de casa en casa.
Los padres sonreían pues sabían que hablaban del séquito de Shiva. Tranquilizaban a sus hijos y les decían: "No temáis; no hay razón para tener miedo". [...]
Mena dice:
[...]" ¿Qué daño he hecho yo a Narada para que haya arruinado así mi hogar y aconsejado de tal forma a Uma que se haya empeñado en sufrir penitencia para conseguir un marido loco? [...]
Uma dice a Mena:
[...] "No te reproches nada; cesa de quejarte: éste no es momento de lamentos. Dondequiera que yo vaya, debo recoger toda la alegría y la tristeza que me ha sido asignada."
Al oír la suavidad y corrección de las palabras de Uma, todas las mujeres se entristecieron. [...]
En referencia a Uma, el Sabio Narada dice a Mena:
[...] "Mena, escucha mis palabras de verdad: tu hija no es otra sino Bhavani (la eterna Compañera de Shiva), Madre del universo. Ella es la divina energía, imperecedera y no creada, que no tiene principio. Ella es la mitad inseparable de Sambhu. [...]
El Sabio Yajñavalkya dice al Sabio Bharadwaja:
[...] Inclinando la cabeza ante los brahmanes y recordando a Su Maestro (el Señor de los Raghus), Shiva tomó asiento en el trono. Entonces los grandes sabios fueron en busca de Uma que venía acompañada de Sus doncellas y ricamente ataviada. Todos los dioses quedaron extasiados ante Su belleza. ¿Qué poeta sería capaz de describir tanta armonía? Reconociendo en Ella a la Madre del universo y Esposa de Shiva, las divinidades se postraron mentalmente ante Ella. [...]
[...] "Señor, Uma es para mí tan querida como mi vida. Tómala como sierva de Tu casa y perdona todas sus faltas. Por favor, concédeme este favor. "
Sambhu tranquilizó a Su suegra de muchas formas, y ella regresó a casa tras postrar su cabeza a Sus pies. Luego, la madre llamó a Uma, y sentándola en su regazo, la aconsejó así: "Adora eternamente los pies de Sankara: a esto se reduce todo tu deber como esposa. Esposo es el dios de la esposa; para ella no existe otra divinidad". [...]
El Sabio Yajñavalkya dice al Sabio Bharadwaja:
[...] Después de atender a todos los mendigos, Sankara se dirigió a Su casa (el Monte Kailasa) con Uma. Todas las divinidades hacían caer flores, y los timbales producían un sonido muy hermoso en el cielo. [...]

[...] La historia del nacimiento, hazañas, gloria e incomparable fuerza de Sanmukha se conoce en todo el mundo, Por eso no me he extendido al hablar del hijo de Shiva. Los hombres y mujeres que narran o cantan la historia de la boda de Uma y Sambhu se regocijarán con sus obras y ocasiones festivas como su boda, etcétera. [...]
Tulsidas dice:
[...] De todas las montañas la mejor y más hermosa es Kailasa, donde moran eternamente Shiva y Uma. [...]
[...] Suponiendo que Su señor la amaba más que antes, Uma, sonriendo le dijo estas dulces palabras:
"Oh Señor del universo, mi maestro, ¡vencedor del demonio Tripura! Tu gloria abarca las tres esferas. Seres animados e inanimados, Nagas, hombres y dioses, se rinden a Tus pies de loto. [...]
[...] Y por encima de todo, oh Señor de la más pura comprensión, revélame todos los misterios relacionados con Rama. Y si hay algo que no te he pedido, no lo escondas, bondadoso señor. Tú eres el maestro de las tres esferas, así lo declaran los Vedas; ¿qué pueden saber las pobres criaturas?" Shiva se alegró al oír estas peticiones de Uma, pues eran agradables e inocentes. [...]
El Señor Shiva dice a Uma:
[...] Uma, tus peticiones son hermosas y agradan a los santos; y Yo también me siento satisfecho de escucharlas. [...]

[...] Uma, la infatuación es atribuida a Rama, igual que la oscuridad, el humo y el polvo se atribuyen al cielo. [...]

[...] Al oír a Uma y ver Su amor puro por la historia de Sri Ramas el misericordioso y omnisciente Sankara, Destructor de Cupido, se alegró, y dijo:
"Escucha la historia bendita del santo Ramacharitamanasa, narrada detalladamente por el sabio Bhusundi y escuchada por el rey de los pájaros, Garuda. Más tarde te diré cómo tuvo lugar el diálogo. Primero escucha la historia hermosa y santa de Su venida. Las virtudes, nombres, historias y formas de Sri Hari son ilimitadas, innumerables e inmensurables. Sin embargo, voy a contarlas lo mejor posible. Escucha, Uma, con reverencia.
[...]
El Sabio Yajñavalkya dice al Sabio Bharadwaja:
[...] Al oír las palabras de Sankara, oh Bharadwaja, Uma se sonrojó y sonrió con amor.[...]

[...] Esta leyenda tan sagrada fue narrada por Shiva a Uma. [...]
[...] Mientras Uma y el Destructor del demonio Tripura contemplaban la atrayente belleza de Sri Rama de la cabeza a los pies, Su piel se estremecía y Sus ojos se llenaban de lágrimas. [...]
El Señor Shiva dice a Uma:
[...] Las virtudes de Sri Rama, Uma Parvati, son misteriosas. Los sabios al igual que los hombres ilustrados desarrollan serenidad de ánimo cuando aprecian sus virtudes, mientras que los necios que son hostiles a Sri Hari y que no aman la piedad quedan perplejos al escuchar hablar de ellas. [...]

[...] Sri Rama, querida Uma (dice Bhagavan Shiva), está más allá de los tres Gunas: Sattwa, Rajas y Tamas, puesto que es el Señor de la creación animada e inanimada y el controlador interno de todo. [...]

[...] Uma, -continúa el Señor Shiva- la gente de Ayodhya era una imagen perfecta de la bendición, pues el Señor de los Raghus, Brama mismo, encarnación de verdad, inteligencia y dicha, reinaba entre ellos. [...]

[...] Uma, -sigue diciendo Shiva- te he relatado la deliciosa historia que Bhusundi recitó al rey de las aves. Con esto te he contado algunas virtudes de Sri Rama; dime, Bhavani, qué he de decirte ahora. Uma estaba contenta de oír la bendita historia, y contestó con suma amabilidad y dulzura: "Yo me siento sumamente agraciada, oh Destructor del demonio Tripura, de haber oído la gloria de Sri Rama, que se lleva el temor del nacimiento y de la muerte". [...]

[...] "Uma, -continuó Sankara- los que son devotos de Sri Rama y no conocen la lujuria, la vanidad ni la ira, ven el mundo entero lleno de su señor; ¿contra quién van a abrazar enemistad? [...]
Tulsidas dice:
[...] Este bendito diálogo entre Sambhu y la Diosa Uma proporciona gozo y corre el velo negro de la depresión. Pone fin a la transmigración, dispersa la duda, deleita a los devotos y es querido para los santos. Para los que adoran a Sri Rama nada es tan valioso como esta historia. [...]

Parvati + Bhagavan Shiva.