OmShantiOm
Inicio Novedades Enseñanzas Sagrados Escituras Sagrados Nombres Estudios Glosario Links relacionados Contacto Buscar
Rey Vrisaparva
Rey Yayati
Reina Sharmishtha
Puru, Príncipe

 

Vínculos de familia

Puru, Príncipe

  Observaciones y comentarios:

  • Estando casado con Devayani, el rey Yayati, padre de Puru, mantuvo relaciones con Sharmishtha, doncella de aquella.
    Al enterarse, Devayani le cuenta a su padre Sukracharya la infidelidad de su esposo, quien maldice a Yayati a tener una vejez prematura perdiendo toda su virilidad.
    Luego Sukracharya aliviana la maldición impuesta diciéndole a Yayati que podría recuperar su juventud si algún ser humano aceptaba intercambiar su vejez con él.
    Así, Yayati pide a sus hijos que intercambien su juventud con él pero todos se oponen salvo su hijo menor Puru, quien accede a cumplir la voluntad de su padre.
    De esta manera Yayati recupera no solo la juventud sino su virilidad, la cual es extraordinariamente superior a la que solía tener.
    Luego de un tiempo y cansado de no poder satisfacer su apetito sexual, Yayati devuelve a su hijo Puru su juventud, nombrándolo rey en agradecimiento, acepta nuevamente su vejez y se retira a los bosques renunciando a los placeres mundanos.
  • Tras la muerte del rey Dasaratha, el sabio Vasistha dice a Bharata:
    [...] "El rey fue bendecido en todos los aspectos; no es necesario lamentarse por él. Así pues, no te apenes más y obedece fielmente la orden del rey.
    El rey te ha dado la soberanía; por tanto, te corresponde hacer realidad las palabras de tu padre, que abandonó a Rama para cumplir su promesa y dejo su cuerpo por la angustia de la separación de Rama.
    El rey amaba su palabra más que su propia vida, por tanto, hijo, cumple la palabra de tu padre. Obedece su orden; esto te hará mucho bien.
    Parasurama ejecutó la orden de su padre, y mató a su propia madre todo el mundo fue testigo de esto.
    El hijo de Yayati, Puru, cambió su propia juventud por la vejez de su padre y no incurrió en ningún pecado ni culpa, pues lo hizo por obedecer la orden de su padre. [...]
    ..."