OmShantiOm
Inicio Novedades Enseñanzas Estudios Glosario Links relacionados Contacto Buscar
Sabio Kashyapa
Vinata
Aruna
Shyeni

Sampati

 

Vínculos de familia

Sampati

  Descripción:

Buitre, hermano mayor de Jatayu.

  Observaciones y comentarios:

  • El Srimad Bhagavata y otras escrituras dicen que el sabio Kasyapa, el progenitor de los dioses y demonios así como de las diversas especies sub-humanas, tuvo dos hijos de Vinata (la madre de la creación alada), por nombre Aruna y Garuda. De ellos, Aruna sirvió como cochero del dios del sol, mientras que Garuda fue elegido por Bhagavan Visnu como Su propio monte. Aruna es el padre de Sampati y Jatayu, perteneciendo así al primer período de la historia del mundo.
  • Durante la búsqueda de Sita por parte del ejército de monos y osos:
    [...] En la costa, los monos pensaban: "El tiempo límite fijado por Sugriva ha expirado, y todavía no hemos hecho nada".
    Sentándose juntos, se decían unos a otros: "Sin haber obtenido noticia alguna sobre Sita ¿qué ganamos regresando a Kiskindha?".

    Angada, con los ojos llenos de lágrimas dijo: "De ambas formas nos espera la muerte. Aquí hemos fracasado en obtener noticias de Sita, y si volvemos a casa el Rey Sugriva, el señor de los monos, nos decapitará.
    Él hubiese terminado conmigo inmediatamente después de la muerte de mi padre, si Sri Rama no me hubiese protegido; por ello no le debo ninguna gratitud".

    Una y otra vez Angada les decía a todos ellos: "Nuestra muerte ha llegado, no me queda ninguna duda".
    Cuando los jefes monos escucharon las palabras de Angada, no pudieron encontrar ninguna respuesta y las lágrimas caían de sus ojos.
    Por un momento, permanecieron sumergidos en la pena; pero al final hablaron así: "No regresaremos sin obtener noticias de Sita, oh gracioso príncipe!"

    Así hablando todos los monos se dirigieron a la orilla del mar y esparciendo la hierba de Kusa, se sentaron en ella.
    Viendo la desesperación en la que Angada estaba sumido, Jambavan, el viejo jefe de los osos, se dirigió a él, hablándole de forma altamente instructiva:
    "Querido niño, no te imagines a Rama como un simple mortal; reconócele como igual a Brahma, el Supremo Espíritu, sin atributos, invencible y sin nacimiento.
    Nosotros, sus sirvientes, estamos bendecidos siempre que seamos devotos del mismo Brahma encarnado en forma humana.
    Por su propio deseo, el Señor descendió a la Tierra por el bien de los dioses, tierra, vacas y brahmanes.
    Desechando todas las variedades de la beatitud final, aquellos que adoran Su forma manifestada y permanecen con Él incluso en la Tierra."

    En esta forma siguieron hablándose entre ellos.

    Sampati, el hermano mayor de Jatayu, les escuchó desde su cueva en la montaña.
    Cuando salió de la cueva y vio un ejército de monos, se dijo para sí mismo:
    "Dios me ha provisto con un banquete, hoy mismo los devoraré a todos.
    He estado pasando hambre desde hace muchos días, sin haber podido tener una comida completa; y ahora de una vez Dios me ha dado comida en abundancia
    ".

    Los monos temblaban de miedo al escuchar las palabras del buitre.
    "Ahora nuestra sentencia ha sido sellada, estamos seguros", se dijeron los monos para si.
    Al ver al buitre todos se alzaron; mientras que Jambavan se sintió profundamente perturbado.

    Angada reflexionó por un momento y dijo:
    "No hay nadie tan bendecido como Jatayu, que dio su vida al servicio de Sri Rama y ascendió a la morada de Sri Hari, fue extremadamente afortunado".

    Cuando el pájaro, Sampati, escuchó estas palabras, que produjeron en el un sentimiento mezcla de alegría y dolor, se acercó a los monos, los cuales se sintieron alarmados ante su presencia.
    Asegurándoles que estaban a salvo, les preguntó sobre su hermano menor y los monos le contaron toda la historia.
    Cuando Sampati escuchó acerca de las caricias que el Señor con sus propias manos había otorgado a su hermano, glorificó al Señor de los Raghus en todas las formas posibles.

    "Llevadme a la orilla del mar, para que pueda hacer un ofrecimiento de agua con semillas de sésamo a mi hermano perdido.
    Tan sólo puedo ayudaros con mis instrucciones, pero si las seguís podréis recuperar a aquella que buscáis.
    "

    Habiendo llevado a cabo las ceremonias de después de la muerte en respeto a su hermano perdido, Jatayu, a la orilla del mar, Sampati narró su propia historia.

    "Escuchad, oh jefes monos: en nuestra primera juventud, Jatayu y yo volamos en el cielo y alcanzamos la orbe del Sol.
    Jatayu no pudo soportar el calor del Sol y se dio la vuelta; pero yo en mi orgullo avancé cerca del Sol.
    Mis alas se quemaron con el calor fuera de lo normal y caí al suelo con un grito de terror.
    Un sabio, de nombre Chandrama, que vivía allí, se compadeció de mí al verme.
    Me enseñó sabiduría espiritual y me libró de mi identificación con el cuerpo.
    En la era de Treta, el Supremo Espíritu tomará la forma de un ser humano y el rey demonio, Ravana, raptará a Su Esposa.
    El Señor enviará espías a buscarla y tú serás absuelto de todos tus pecados por encontrarte con ellos.
    Tus alas brotarán de nuevo; no te preocupes más por ello.
    Tan sólo tendrás que mostrarles donde encontrar a Sita.
    La predicción del sabio se ha realizado hoy; por ello, seguid mis instrucciones y llevar a cabo los intereses del Señor.
    En la cima de la colina de Trikuta se alza la ciudad de Lanka; Ravana, temerario por naturaleza, vive allí.
    En esta ciudad, en el jardín de Asoka, está apresada Sita, sumergida en un profundo dolor.
    La vista de un buitre es ilimitada, esa es la razón de que yo pueda verla y vosotros no.
    Ya soy viejo, si no, os hubiera ayudado.
    Aquel que puede atravesar el océano de una extensión de ochocientas millas y es una fuente de inteligencia será capaz de llevar a cabo los intereses del Señor.
    Miradme y animaros. Observad cuán rejuvenecido está mi cuerpo, con un nuevo par de alas, por la gracia de Sri Rama.
    Incluso los pecadores que invoquen el Nombre de Sri Rama serán capaces de cruzar el infinito océano de la existencia mundana.
    Por ello, vosotros que sois Sus espías nunca deberíais desanimaros sino por el contrario, permanecer actuando con la imagen de Sri Rama brillando en vuestro corazón.
    " [...]