OmShantiOm
Inicio Buscar Enseñanzas Estudios Glosario Links relacionados Contacto
Suketu, rey demonio
Sunda, demonio
Tadaka, princesa demonio
Subahu, demonio

 

Vínculos de familia

Subahu, demonio

  Descripción:

Demonio que, al igual que su madre Tadaka y su hermano Maricha, encontró la muerte en manos de Sri Rama

En referencia la nombre de Sri Rama, Tulsidas dice:
[...] Por el bien de sus devotos, Sri Rama tomó la forma de un ser humano, y sufriendo Él mismo diversas penalidades, proporcionó alivio a los piadosos.
Por otro lado, los devotos, repitiendo Su Nombre con cariño, se convierten en moradas de alegría y bendiciones.
Sri Rama mismo pudo redimir a una sola mujer (Ahalya), esposa de un asceta, mientras que Su Nombre corrigió el error de multitudes de almas malvadas.
Por el bien del sabio Vishwamitra, Sri Rama trajo la destrucción a la hija de Suketu, Tadaka, junto a la de su ejército y de su hijo Subahu, mientras que Su Nombre pone fin a las vanas esperanzas del devoto y a todos sus errores y penas, igual que el Sol termina con la noche. [...]
Por pedido del sabio Vishwamitra, Sri rama protege los sacrificios de los sabios contra los ataques de los demonios:
[...] Al amanecer el Señor de los Raghus dijo al sabio:
"Ahora puedes ir y ofrecer tu sacrificio sin ningún temor de que te molesten".

Entonces los sabios ofrecieron oblaciones al fuego sagrado, mientras Sri Rama mismo guardaba el sacrificio.
Al enterarse, el furioso demonio Maricha, gran enemigo de los ermitaños, acudió con su ejército.
Sri Rama le arrojó una flecha sin cabeza y cayó a una distancia de ochocientas millas más allá de la costa.
Luego el Señor se libró de Subahu con una flecha de fuego, mientras que su hermano menor, Lakshmana, exterminaba al ejército de demonios.
Después de matar a los demonios, el Señor liberó a los brahmanes de sus miedos, y todos los dioses y sabios Le alababan. [...]
Ante el pedido de ayuda para poder raptar a Sita, el demonio Maricha le dice a Ravana:
[...] "Escucha Ravana, aunque aparece como un hombre, es el Señor de toda la creación animada e inanimada.
No se puede pelear con Él, querido hijo, moriremos cuando Él lo quiera y viviremos tan sólo si Él lo permite.
Cuando estos dos príncipes fueron a custodiar el sacrificio del sabio Vishwamitra, Sri Rama, el Señor de los Raghus, en un instante me golpeó con una flecha sin punta que arrojó desde una distancia de 800 millas.
No sería bueno enfrentarse a ellos, Me encuentro en la misma posición en la que se encuentra un insecto capturado en el nido de un Bhrnga, donde quiera que miro veo a los dos hermanos.
Aun en el caso de que sean seres humanos, querido hijo, son notables héroes, y no es aconsejable oponerse a ellos.
¿Crees acaso que un hombre puede matar a Tadaka y Subahu, romper el arco de Shiva y acabar con Khara, Dusana y Trisira? [...]