OmShantiOm
Inicio Novedades Enseñanzas Sagrados Escituras Sagrados Nombres Estudios Glosario Links relacionados Contacto Buscar
Sabio Kashyapa
Aditi
Vishvakarma, Ser celestial
Surya, deidad
Samjña

Yama, deidad

 

Vínculos de familia

Cónyuges/Hijos(as)::
1. Desconocido

Yama, deidad

  • Consorte (1): Desconocido

  Descripción:

Dios de la muerte que juzga las buenas y malas acciones.

  Observaciones y comentarios:

  • Las diez regiones del mundo junto con sus regentes son denominados a continuación:

    Región                        Regente

    Este.............................Indra (el señor del paraíso)
    Sudeste.......................Agni (el dios del fuego)
    Sur...............................Yama (el dios que recompensa nuestras acciones después de la muerte)
    Suroeste......................Nirrti (el señor de Raksasas en la forma benevolente)
    Oeste...........................Varuna (el dios que gobierna sobre las aguas)
    Noroeste......................Vayu (el dios del viento)
    Norte............................Kubera (el dios de las riquezas)
    Noreste........................Isana (el Señor Shiva)
    La Región Superior......Brahma (el Creador)
    La Región Inferior........Ananta (el dios serpiente).
  • En referencia al comportamiento de Jayanta, hijo de Indra, Kakabhusundi dice a Garuda:
    [...] Escucha, Garuda, una madre se vuelve tan terrible como la muerte y un padre asume el papel de Yama, el dios de la muerte, la ambrosia se convierte en veneno, y un amigo se vuelve tan hostil como una centena de enemigos, el río celestial Ganges se convierte en el Vaitarani, y no sólo eso, sino que para aquel que es enemigo de Sri Rama el mundo entero se vuelve más ardiente que el fuego.
    [...]
    Anasuya, la esposa del sabio Atri, dice a Sita:
    [...] "Escucha, oh princesa, una madre, un padre y un hermano son siempre buenos con nosotros; pero tan sólo nos traen un gozo limitado.
    Sin embargo, un esposo trae un gozo ilimitado, en forma de felicidad, oh hija de Videha; mala es la mujer que rehúsa servir a su esposo.
    Fortaleza, piedad, un amigo y una esposa son cosas que sólo pueden probarse en tiempos adversos.
    Una mujer que trata a su esposo sin respeto -aunque éste sea viejo, enfermo, estúpido, menesteroso, ciego, sordo, despreciable o el mayor de los desdichados-, sufrirá numerosos tormentos en el infierno, la morada de Yama.
    La devoción en cuerpo, alma y mente a los Pies de su señor es el único deber, voto y penitencia de una mujer. [...]

    Ante el pedido de Bharata respecto a la diferencia entre buenos y malos, y en referencia a estos últimos, Sri Rama le dice:
    [...] "Ahora escucha las características de los impíos, cuya compañía debe ser escrupulosamente evitada, pues siempre trae desgracias, igual que una mala vaca destruye con su presencia a otra vaca de noble crianza.

    El corazón del malvado sufre una agonía terrible, pues se quema al ver la prosperidad de los otros.
    Siempre que oyen que otros son injuriados se sienten complacidos como si hubieran dado con un tesoro a borde del camino. Dedicados a la sensualidad, la ira, la arrogancia y la avaricia, carecen de misericordia; son engañosos, retorcidos e impuros.
    Son enemigos de todos sin ton ni son su comportamiento es agresivo incluso hacia aquellos que se muestran amables con ellos.
    Son tramposos en sus tratos; la mentira es su comercio, la falsedad su alimento y todo lo que comen es para engañar a los otros. Hablan palabras de miel igual que el gallo que tiene un corazón de piedra y devora a la serpiente más venenosa.

    Malévolos por naturaleza, codician las esposas y las riquezas de los demás y se deleitan calumniándolos.
    Estos hombres viles y pecadores son demonios disfrazados de seres humanos.
    La avaricia es su ropa y su lecho; siempre se entregan al goce sexual y a la glotonería y no temen ser castigados en la morada de Yama, dios de la muerte.

    Si oyen que alguien es alabado, lanzan un profundo suspiro como si tuvieran un ataque de asma.
    Por otro lado, cuando ven a alguien en apuros, se regocijan como si hubieran conseguido la soberanía del mundo entero.
    Entregados a sus propios intereses egoístas, luchan contra sus parientes, se dan a la sensualidad y a la avaricia y siempre son irascibles.

    No reconocen padre ni madre, preceptor ni brahmanes, y se destruyen totalmente a sí mismos y a los demás.
    Vencidos por la vanidad, desean el mal para todos, no aman la compañía de los santos ni las historias relacionadas con Sri Hari. Océanos de vicio, de mente abotargada y lasciva, injurian a los Vedas y usurpan las riquezas de los demás.
    Son especialmente enemigos de los brahmanes y están llenos de hipocresía y engaño, aunque externamente tengan aspecto de santos.

    Estos hombres perversos están ausentes en las edades de Satya y Treta; unos poquitos de ellos aparecen en la edad de Dwapara, mientras que en la edad de Kali hay multitudes de hombres así."
    [...]
    En referencia a Sri Rama, Mandodari dice a su esposo Ravana:
    [...] "Ten confianza en mis palabras cuando digo que Sri Rama, joya de la raza Raghu, se manifiesta a sí mismo en la forma de este universo y que los Vedas conciben cada uno de sus miembros como una esfera diferente.

    Las regiones subterráneas, Patala, son Sus Pies y la morada de Brahma Su cabeza, mientras que las otras esferas intermedias están localizadas en sus otros miembros.
    La terrible Muerte no es otra cosa que la contracción de sus cejas, el Sol es su ojo y la masa de nubes sus cabellos.
    Los dioses gemelos Aswinikumaras, seres celestiales, son las ventanas de su nariz la alternancia de días y noches constituye el repetido pestañear de sus párpados; mientras que las diez regiones de los ciclos son sus oídos; así se dice en los Vedas.
    Los vientos son su Respiración y los Vedas sus propios discursos.
    La gula es su labio inferior y Yama, el dios que nos juzga en el momento de la muerte, es su terrible diente; Maya, la ilusión cósmica, es su risa y los regentes de las diez regiones sus brazos; el fuego es su boca y Varuna, dios que gobierna sobre las aguas, su lengua; mientras que la creación, preservación y destrucción del Universo, son sus gestos.

    Las dieciocho especies principales del reino vegetal constituyen la línea del pelo de su vientre, las montañas son sus huesos y los ríos representan su sistema venoso. El océano es su vientre y el infierno sus órganos de urinación y excreción. En resumen, y sin que haya que entrar en más detalles, el Universo es una manifestación del Señor.

    El Señor Shiva es su ego, Brahma su razón, la Luna su mente y el gran Vishnu es su facultad de entendimiento. Es el mismo Señor Sri Rama, manifestado en la forma de esta creación animada e inanimada, el cual ha asumido apariencia humana analizado así; escúchame, oh señor de mi vida: Cesa en tus hostilidades con el Señor y cultiva la devoción a los Pies de Sri Rama, de forma que no se pierda mi buena suerte." [...]

    Yama, +.