OmShantiOm
Inicio Buscar Enseñanzas Estudios Links relacionados Contacto

El Orden Divino

"Quien confía en Dios ya no tiene nada que temer, todo será para su bien.
No teman, confíen en el Padre, y oren hasta que estén seguros que Él guía todo.
En las dificultades, cuando lleven la cruz, canten, canten, estén llenos de alegría."

[María Reina de la Paz - Medjugorje]

"Si tienes algún temor, no importa cual sea, apártalo de tu mente y déjalo en manos de Dios. Ten fe en Él.

[Donde brilla la luz, por Paramahansa Yogananda]

Vibhisana estaba desconcertado al ver a Ravana en un carro y al Héroe de los Raghus a pie.
Su gran cariño por el Señor le llenó la mente de temor y postrándose a sus pies, le habló con amor diciendo:

“Mi Señor, no tienes carro ni tampoco ninguna armadura para tu cuerpo, ni zapatos para tus pies. Entonces, ¿cómo vas a conquistar a tan gran héroe?”

“Escucha, amigo —replicó el Todomisericordioso—, el carro que le lleva a uno a la victoria es otro.
Valor y fortaleza son las ruedas de ese carro, mientras que veracidad y buena conducta son su pilar y bandera permanente.
Por otro lado, la fuerza, discreción, auto-control y benevolencia son sus cuatro caballos, atados al carro con las cuerdas de la misericordia, compasión y serenidad mental.
La adoración a Dios es el experto conductor, la calma el escudo, y la satisfacción la espada.
Igualmente, la caridad es el hacha, la razón es la lanza feroz y la más alta sabiduría es el implacable arco.
Una mente pura y firme es un carcaj, mientras que la quietud y diversas formas de abstinencia, Yamas, y las prácticas religiosas, Niyamas, son un manojo de flechas.
La reverencia a los bramanes y al propio maestro, es una impenetrable cota de malla; no hay otra arma tan eficaz como ésta para la victoria.
Amigo, quien posee tal carro de devoción no tendrá enemigo que conquistar en ningún sitio.
Escucha, amigo de mente firme: el héroe que posea tan poderoso carro puede conquistar hasta el más invencible enemigo, que es el apego al mundo
.
[El Ramayana]

Sri Rama a Bharata:
Te siento humillado en espíritu sin razón alguna, querido hermano;
debes saber que el destino de las almas yace en las manos de Dios."

[Sri Rama a Bharata - El Ramayana]

Sri Rama a Kaikeyi:

“Madre, el mundo está controlado por la voluntad de Dios; nadie debería por tanto ser culpado”.

[El Ramayana]

[regresar a enseñanzas]