OmShantiOm
Inicio Buscar Enseñanzas Estudios Links relacionados Contacto
Cupido

 

Vínculos de familia

Cónyuges/Hijos(as)::
1. Rati

Cupido

  • Consorte (1): Rati

   Otro nombre para Cupido fue Ananga.

  

Dios del amor.


Ante la aparición del demonio Taraka, quien atormentaba a los dioses, éstos acudieron a Brahma para que los ayude. Brahma los consoló diciendo:" El demonio solo morirá cuando nazca un hijo de los lomos de Sambhu, pues solamente él podrá vencerle. Actuad de acuerdo a lo que os digo. Dios os ayudará y su plan tendrá éxito. Sati, que dejó su cuerpo en el sacrificio realizado por Daksa, ha vuelto a vuelto a nacer en casa de Himachala. Ha sufrido penitencia para ganar la mano de Sambhu; y Shiva ha renunciado a todo y ha quedado absorbido en la contemplación. Aunque no parezca apropiada, escuchad mi proposición. Id a Cupido (dios del amor) y enviadlo a Shiva; dejad que rompa la serenidad de su mente. luego iremos y postrándonos a los pies de Shiva le convenceremos para que se case aunque sea en contra de su voluntad. Solamente así quedarán atendidos los intereses de los dioses." "La idea es excelente" dijeron todos. Entonces los dioses rezaron con gran fervor, y el dios del amor, armado con cinco flechas (*) y con un pez en el blasón de su estandarte, apareció ante ellos.
Los dioses le contaron sus sufrimientos; al oír su relato, el dios del amor se quedo pensativo y sonriente habló de éste modo: "Si voy contra Sambhu, no recibiré ningún bien. Sin embargo, haré lo que me pedís, pues los Vedas dicen que la bondad es la mayor de las virtudes. Los santos siempre alaban al que entrega la vida en servicio de los demás."
Diciendo esto, el dios del amor se postró ante ellos y partió con sus amigos con el ramo de flores (flechas) en la mano.
Cuando se iba, el Amor pensó que la enemistad con Shiva significaba la muerte segura. Entonces desplegó su poder y el mundo entero se puso a su servicio. Cuando el dios del amor mostró su ira, todas las barreras impuestas por los Vedas se desmoronaron al instante. Todo el ejército de Viveka (Conocimiento discernidor), castidad, votos religiosos, todo tipo de autodominio, fortaleza, piedad, sabiduría espiritual y conocimiento de la divinidad cualificada con forma o sin ella, la moral, las oraciones, el Yoga (unión contemplativa con Dios), y el desapego, huyeron aterrados.
Viveka emprendió el vuelo con todos sus aliados; sus grandes guerreros se retiraron del campo de batalla. Se fueron todos y se escondieron en las cuevas de la montaña, que eran los libros sagrados de aquel tiempo. Hubo una gran revolución en el mundo y todos se dijeron: "Dios mío, ¿Qué va a suceder? ¿Qué poder nos salvará? ¿Quién es ese ser sobrehumano con dos cabezas

(*) Las cinco flechas (flores) con las que va armado el dios del amor son: El loto blanco, la flor Asoka, el capullo del mango, el jazmín y el loto azul.
_________________________
Sri Rama a Lakshama:
"Contempla, hermano, cuán placentera es la primavera; sin embargo, para mí, privado de mi amada es espantosa.
"Cuando el dios del amor me encontró torturado por la separación, afligido y solo, acometió contra mí con el verdor del bosque, con las abejas y los pájaros como ejército. Su espía, el viento, me vio con mi hermano y al informarlo, Cupido, el nacido de la mente, ha enviado su avanzadilla y me ha sitiado."
Las enredaderas se entrelazaban alrededor de los gigantescos árboles, extendiéndose como palios en el cielo. Las plantas y majestuosas palmeras se extendían como hermosas banderas, y estandartes; sólo aquel que es duro de corazón podría evitar el sentirse fascinado ante esta vista. Árboles de todas clases estaban adornados con diversos tipos de flores, como guerreros ataviados en todas sus diferentes clases de panoplias. Otros bellísimos árboles se alzaban aquí y allá como si fuesen encantadores campeones. Los susurrantes cucos eran sus excitados elefantes; las garzas y las cornejas sus camellos y mulas; los pavos reales, chakoras y loros, sus nobles caballos de guerra; las palomas y cisnes, sus corceles árabes; Las perdices y codornices, sus soldados de a pie. Pero eso no es todo, montañas de rocas eran sus carros; los riachuelos sus timbales; los Chatakas, los bardos que pregonaban sus glorias; las locuaces abejas eran sus trompetas y clarinetes; y las suaves, frescas y fragantes brisas venían en calidad de embajadores. Acompañado por un ejército completo con sus cuatro características, la caballería, soldados a pie, los carros y elefantes, Cupido vagaba incitando a todos al combate. Laksmana, aquellos que permanecen firmes incluso ante la vista de las tropas de Cupido son auténticos hombres. Su mayor fuerza se encuentra en las mujeres; sólo aquel que puede escapar de ellas es un poderoso campeón.

Cupido + Rati.