OmShantiOm
Inicio Buscar Enseñanzas Estudios Links relacionados Contacto
Sabio Bharadwaja

 

Vínculos de familia

Sabio Bharadwaja 1

  • Nació: Prayaga

  Citas:

Los habitantes de Prayaga, rey entre los lugares sagrados, incluyendo anacoretas, estudiantes religiosos, padres de familia y reclusos, eran arrebatados de gozo. Y reunidos en grupos de cinco a diez se decían: “El afecto y bondad de Bharata es inocente y auténtico”. Al oír hablar de las encantadoras virtudes de Sri Rama, Bharata llegó hasta el gran <b>sabio Bharadwaja</b>. El sabio le vio postrado ante él y le miró como la personificación de su buena suerte. Corriendo y levantándole el sabio le abrazó y le bendijo. Bharata se sentó al lado del sabjo con la cabeza baja, como si fuera a correr y esconder la cara lleno de vergüenza. Se sentía muy preocupado al pensar que el sabio le podía hacer alguna pregunta. Viendo su bondad y confusión, el sabio le dijo: “;Escucha, Bharata! Ya lo sé todo; pero nosotros no podemos controlar el curso del Destino. No estés triste por lo que ha hecho tu madre. No es culpa de Kaikeyi, hijo querido. Fue la diosa del lenguaje la que confundió su mente.
“Nadie lo aprobaría aunque yo lo dijera, pues los sabios reconocen la opinión del mundo y el juicio de los Vedas. Sin embargo, al cantar tu gloria inmaculada, tanto el mundo como los Vedas serán exaltados. Todo el mundo dice que de entre los hijos de mi rey, consigue el trono aquél a quien su padre se lo concede. El rey, que por encima de todo era fiel a su promesa, te hubiera llamado y te hubiera concedido el trono, y esto le hubiera dado alegría, méritos y gloria. Pero la raíz de todos los males fue el exilio de Rama al bosque, y el universo entero sufrió al saberlo. Sin embargo fue deseo del destino, y la malvada reina Kaikeyi se arrepiente ahora de lo que hizo. Pero el que te atribuya la menor culpa a ti es vil, ignorante y malvado. Aunque aceptaras la soberanía no tendrías culpa alguna y hasta Rama se alegraría de ello.
“Pero lo que has hecho ahora es excelente, tu postura es justa, pues la devoción a los pies de Sri Rama es la raíz de todos los bienes de este mundo.
“Y ésa es tu riqueza y tu vida, tu aliento vital. ¿Quién, entonces, es más agraciado que tú? Sin embargo, en tu caso no es extraño que así sea, ya que eres hijo del rey Dasaratha y amado hermano de Rama. Te digo, Bharata, para el Rey de los Raghus no hay nadie tan querido como tú. Laksmana, Rama y Sita te alaban y te recuerdan toda la noche. Llegué a descubrir ese secreto cuando se bañaban en Prayaga; se sentían desbordantes de amor por ti. El Rey de los Raghus tiene por ti el mismo amor que el loco tiene por la vida mundana y disoluta. Esto no es extraño en el Héroe de los Raghus que ama a todo aquel que suplica. En cuanto a ti, Bharata, yo creo que tú eres la encarnación del amor a Rama.
“Lo que para tu mente es un error tuyo, para nosotros es una gran lección. Y esta ocasión ha sido muy apropiada para que aumente nuestra devoción a Sri Rama.
“Tu gloria es como una luna inmaculada, y los devotos de Rama son como lirios de agua que sólo se abren por la noche, y pájaros Chakara, amantes igualmente de la Luna. Tu gloria siempre permanecerá por encima del horizonte y nunca se desvanecerá y siempre brillará en los cielos de este mundo. El pájaro Chakrawaka, que representa a los tres mundos, tendrá un gran amor al sol de tu gloria, y la gloria del Señor nunca le robará su propio esplendor. Deleitará a todos de día y de noche, y el demonio Rahu y los actos de Kaikeyi nunca la eclipsarán. Está llena de néctar y amor hacia Rama y no puede ser tocada por ninguna mancha que provenga de una acción contra el Guru.- Que ios devotos de Rama gusten ahora ese néctar ya que tú se lo has hecho tan fácil y accesible. De tu antepasado, el rey Bhagiratha, bajó el río celestial, que pensando en él se llega a la fuente de todos los bienes. En cuanto a las virtudes de Dasaratha, son tantas que no se pueden describir. ¿Qué más puedo decir de él? No había nadie como él en el mundo.
“Atraído por su afecto y mansedumbre, Sri Rama mismo apareció en la Tierra —Rama a quien ni siquiera Siva ha visto con Sus ojos mentales para dicha de Su corazón.
“Tú has creado la luna sin par de tu gloria, que lleva la figura de un ciervo,1 el amor a Rama. Querido hijo, tu corazón se siente apenado sin razón, temes la pobreza después de haber encontrado la piedra filosofal. Escucha, Bharata —no te digo mentiras, soy un asceta que vive en el bosque y no tengo ningún interés en este mundo—, y te digo que obtuve la magnífica recompensa de todas las prácticas espirituales cuando vi a Laksmana, Rama y Sita. Y la recompensa de esa misma recompensa es verte a ti, por lo cual, no sólo yo, sino todo Prayaga debe felicitarse. Bharata, mereces todas las alabanzas, pues con tu gloria has conquistado el mundo entero.” Al terminar su discurso, el sabio rebosaba de amor.


Fuentes


1 Tulsidas, El Ramayana (Ramacharitamanasa), 242-286.

2 Tulsidas, El Ramayana (Ramacharitamanasa), 242-286.