OmShantiOm
Inicio Buscar Enseñanzas Estudios Links relacionados Contacto
Kashyapa
Diti
Hiranyakashipu (demonio)

Prahlada

 

Vínculos de familia

Prahlada

  

[...] En el pasado también los dioses habían sufrido durante mucho tiempo hasta que finalmente fue Prahlada quien descubrió al Señor Nrsimha. [...]
_______________________

[...] como si el Señor de Prahlada, Bhagavan Nrsimha, hubiera tomado multiplicidad de formas y jugara en el campo de la muerte. [...]

Citado en "El Ramayana" de Tulsidas


[...] Sólo por la Gracia del Nombre el Señor Sambhu es inmortal y, aunque dotado de adornos poco propicios, es sin embargo fuente de bendiciones. Del mismo modo, sólo por la Gracia del Nombre los Siddhas, sabios y yoguis como Suka, Sanaka y otros, gozan de éxtasis divinos. Narada comprendió la gloria del Nombre; por ello, mientras que Sri Hari es amado por el mundo, y Hara es querida por Sri Hari, Narada es querido por ambos, Hari y Hara. Y porque Prahlada repitió el Nombre, el Señor derramó Su Gracia sobre él y a partir de entonces se convirtió en el mejor de los devotos. [...]

[...] Poniendo otra comparación, el Nombre de Rama, es el Señor manifestado en un hombre-león, y la Era de Kali es el demonio Hiranyakasipu. Aplastando a este enemigo de los dioses, el Nombre protegerá a los devotos que lo repiten, igual que el Hombre-león protegió a Prahlada. [...]
______________________

[...] Sri Hari tiene dos guardianes favoritos, Jaya y Vijaya, conocidos por todos.

Por la maldición de unos bramanes estos hermanos nacieron en la maldita especie de los demonios. Uno de ellos se llamaba Hiranyakasipu, y el otro Hiranyaksa.

Se hicieron famosos en todo el universo como apaciguadores del orgullo de Indra.
Ambos eran héroes famosos que salían victoriosos de las batallas.

El Señor tomó la forma de un oso para matar a uno de los dos hermanos, y luego se encarnó en un Hombre-león para matar al otro, y propagó la justa fama de Su devoto Prahlada.

"Estos dos hermanos volvieron a nacer como los poderosos y valientes Raksasas: Ravana y Kumbhakarna, grandes guerreros que llegaron a vencer a los dioses. [...]
______________________

[...] En el pasado también los dioses habían sufrido durante mucho tiempo hasta que finalmente fue Prahlada quien descubrió al Señor Nrsimha. [...]
______________________

[...] Los monos y osos lanzaban aullidos y empleaban todo tipo de estrategias para aniquilar a las huestes malvadas: les arañaban las mejillas, les desgarraban la barriga y les colgaban las tripas alrededor del cuello, como si el Señor de Prahlada, Bhagavan Nrsimha, hubiera tomado multiplicidad de formas y jugara en el campo de la muerte. Los gritos salvajes de "Capturad, matad, despedazad y derribad!" llenaban el cielo y la Tierra. Gloria a Sri Rama, que puede convertir una brizna de hierba en un rayo y viceversa. [...]

Cuando Ravana vio sus tropas casi quebrantadas, se montó en su carro y cogiendo diez arcos en sus veinte brazos, se dio la vuelta, gritando con gran furia: "Regresad, regresad".