OmShantiOm
Inicio Buscar Enseñanzas Estudios Links relacionados Contacto
--

Sugriva (Señor de los monos)

 

Vínculos de familia

Sugriva (Señor de los monos)

  

Sabari le dice a Sri Rama:
“Ve al lago de Pampa, oh Señor de los Raghus; allí te harás amigo de Sugriva. El te lo dirá todo, mi Señor Rama, Héroe de la estirpe de los Raghus; ¡Tú posees una firme determinación y conoces todo; y sin embargo me preguntas a mí!”
__________________

El Señor de los Raghus siguió avanzando y llegó al monte Rsyamuka. Allí habitaba Sugriva con sus consejeros.
__________________

[...] El Océano de Misericordia que a la vez era la más alta encarnación de la fuerza física, se alegró al escuchar estas palabras de alianza, “Dime, Sugriva, la razón por la que viniste a parar al bosque”.
“Mi señor, Vali y yo somos hermanos. El afecto que existía entre nosotros no puede expresarse con palabras. Una vez, oh señor, el hijo del demonio Maya, conocido por el nombre de Mayavi, vino a nuestra ciudad, Kiskindha. Al caer la noche éste llamó desde las murallas de la ciudad. Vali no podía negarse al reto para el combate que le hacía su enemigo y salió a encontrarse con él. Pero cuando éste vio venir a Vali, echó a correr. Yo iba acompañando a mi hermano. El enemigo se refugió en la cueva de una gran montaña. Entonces Vali me dio instrucciones: ‘Aguarda mi regreso durante quince días; si para entonces no he vuelto, tómame por muerto’. Cuando llevaba ya esperando un mes, oh asesino de Khara, una gran corriente de sangre salió de la cueva. Por ello, di por hecho que el demonio había matado a Vali y de que entonces vendría y me mataría a mí también. De acuerdo a este pensamiento, bloqueé la boca de la cueva con una roca y escapé. Cuando los ministros vieron la ciudad sin su maestro, me forzaron a aceptar el trono. Mientras tanto, Vali, que había matado al enemigo, regresó a casa y cuando me vio instalado en el trono, empezó a abrigar en su corazón un gran resentimiento hacia mí. Me dio una terrible paliza, como si se tratase de un enemigo, y me privó de todo cuanto poseía, incluyendo a mi mujer. Por miedo a él, oh gracioso héroe de la estirpe de Raghu, he vagado por todo el mundo en una penosa condición. Una maldición le impide acercarse aquí; sin embargo permanezco sin descanso en mi mente.” Cuando el gracioso Señor - escuchó la agonía de su devoto, Sus largos brazos empezaron a vibrar, mostrando así su espíritu marcial y también Su determinación a castigar a Vali.
“Escucha, Sugriva: mataré a Vali con una sola flecha. Su vida no se salvará ni aunque come refugio en. Brama o en Rudra, el Señor Siva.
“Simplemente con ver a aquellos que no se sienten apenados ante la pena de un amigo se cae en un gran pecado. Un hombre debería ver sus propios problemas, por grandes que sean, como si se tratase de un simple grano de arena, mientras que los problemas de un amigo deberían ser para él como el Monte Sumeru, aun cuando éstos en realidad sean tan triviales como un grano de arena. Aquellos necios que no tengan un temperamento tal, pretenden en vano ser amigos de nadie. Un amigo debe tratar de proteger a su compañero del camino
del pecado y conducirle por el camino de la virtud; debería proclamar las cosas buenas de su amigo y ocultar sus faltas, debería dar y coger cosas sin ningún escrúpulo y servir a los intereses de su amigo lo mejor que pudiera y cuando le encontrase apenado amarle cien veces más. Los Vedas declaran que éstas son las cualidades de un noble amigo. Aquel que cae en decir suaves palabras en tu cara y ásperas a tu espalda y que retiene alguna idea maligna en su corazón, y cuya mente es tortuosa como los movimientos de una serpiente, no es un amigo, y lo mejor que uno puede hacer es despedirse de tal amigo. Un sirviente estúpido, un rey mezquino, una mala esposa y un falso amigo son peor tormento que una pica. Confía en mi fuerza, querido amigo, y no sufras más; Te ayudaré en todo lo que sea posible.”

____________________
[...] “Las lluvias han pasado y el otoño, que se distingue por un cielo sin nubes y aguas limpias, ha llegado; sin embargo, querido hermano, nosotros n hemos recibido noticias sobre Sita. Si al menos pudiese conocer su paradero, la rescataría de las manos de la misma Muerte. En cualquier sitio en el que pudiera estar, si todavía está con vida, yo haría un esfuerzo para rescatarla, querido hermano. Hasta Sugriva me ha olvidado ahora que ha obtenido un reino, un tesoro, las amenidades de la vida de la ciudad y a su propia esposa. Mañana atravesaré a este necio con la misma flecha que usé para matar a Vali.” Sankara dice: Uma, ¿puede Aquél por cuya gracia uno puede librarse del orgullo y el apasionamiento ni siquiera soñar con estar enfadado? Sólo aquellos sabios que aman los pies de Sri Rama, el Héroe de la Raza de los Raghus, pueden conocer el secreto de esta forma de actuar. Cuando Laksmana vio al Señor enfadado, tensó su arco y preparó algunas flechas en sus manos.
Entonces, el Señor de los Raghus, que era la más alta encarnación de la compasión dio instrucciones a su hermano menor diciendo: “Sugriva es nuestro amigo, tan sólo tienes que atemorizarlo y traerlo aquí”.

  Observaciones y comentarios:

Aun teniendo apariencia de monos, Sugriva y los otros eran tan buenos como hombres muy civilizados y encarnaciones divinas. Podían cambiar su forma según quisieran y no solo estaban dotados de habla humana, sino que eran expertos en las artes y en las ciencias. Andan de pie aunque fácilmente pueden trepar a las copas de los árboles y a las cimas de las montañas. Por ello pueden ser considerados como una tribu o clan humano.