OmShantiOm
Inicio Buscar Enseñanzas Estudios Links relacionados Contacto
Rey Kritavirya

Rey Sahasrabahu

 

Vínculos de familia

Rey Sahasrabahu

  Observaciones y comentarios:

Es llamado Sahasrabahu por tener mil brazos

Citado en "El Ramayana" de Tulsidas


Tulsidas dice:
[...] También saludo de corazón sincero a los que hacen el mal, que sin razón son hostiles incluso con los amigos, para los cuales la pérdida de los otros constituye una ganancia, y que se deleitan en la desgracia de los demás y se lamentan de su bienestar. Ellos tratan de oscurecer la gloria de Visnu y Siva, igual que el demonio Rahu apaga la luz de la luna llena; y se esfuerzan como el famoso rey Sahasrabahu (llamado así por tener mil brazos) en causar dolor a los demás.
_________________

El sabio Parasurama a Lakshama:
[...] "Oh estúpido niño, ¿no conoces mi carácter? No quiero matarte, porque eres sólo un niño, pero no me tomes por un simple anacoreta. He sido siempre soltero, pero muy irascible, y soy conocido en todo el mundo como enemigo declarado de la raza Ksatriya. Con la fuerza de mi brazo dejé a la Tierra sin reyes y se la doné una y otra vez a los bramanes. Mira este hacha, que cortó los brazos de Sahasrabahu, oh joven príncipe.
No causes dolor a tus padres, oh muchacho, pues Mi cruel hacha ha exterminado incluso a seres en el vientre de la madre."
_________________

Hanuman a Ravana:
[...] "Soy consciente de tu gloria; tuviste un combate con Sahasrabahu y ganaste distinción en tu combate con Vali".
_________________

[...] Cuando Mandodari, mujer de Ravana, escuchó que el Señor había llegado y construido un puente sobre el océano como si se tratase de un simple juego, cogió a su esposo de la mano, lo condujo a su propio palacio y le habló con las palabras más dulces. Inclinando su cabeza a los pies de Ravana, le extendió la punta de su vestido en un acto de súplica y dijo:
"Escucha mis palabras sin enfadarte, amado mío: sólo se debe entrar en hostilidad con aquél al que se puede conquistar por ingenio o fuerza física. Las diferencias entre el Señor de los Raghus y tú, son en cualquier caso análogas a las que existen entre la luciérnaga y el Sol. El es quien dispone del Madhu y Kaitabha más poderoso y quien acabó con los más valientes de los hijos de Diti, Hiranyakasipu y Hiranyaksa, y no sólo eso, sino que es también quien sentenció a Bali y expulsó al Rey Sahasrabahu, así llamado por poseer mil brazos. Es aquel que bajó a la tierra para aliviarla de su aflicción. Mi señor, no deberías oponerte a Aquél que es el Dueño del Tiempo, el destino y el alma. [...]
_________________

Angada a Ravana:
[...] "Dime, Ravana, ¿cuántos Ravanas hay en el mundo? O mejor, escucha sobre cuántos yo he oído hablar. Uno fue el mundo inferior, Patala, a conquistar a Bali y fue encerrado en los establos por los niños, quienes se burlaron de él y le azotaron hasta que Bali se compadeció de él y le puso en libertad. Otro fue descubierto por el rey Sahasrabahu, quien le persiguió y capturó como si fuese una extraña criatura y se lo llevó a su casa por pura diversión. Entonces el sabio Pulastya fue en su busca y consiguió su libertad.
"'Y todavía hay otro, y me siento muy avergonzado al hablarte de él; éste fue apresado bajo el brazo de Vali. No te enfades, Ravana, pero dime la verdad, ¿cuál de éstos podrías ser tú?"

[...] "Ten cuidado con lo que dices, vanaglorioso desdichado. ¿Cómo va a ser considerado un hombre, desdichado Ravana, Aquél cuya mirada funde el orgullo de Parasurama, el mismo Parasurama cuya hacha era como un fuego que consumía el ilimitado bosque de brazos del rey Sahasrabahu, o como el mar en cuya rápida corriente arrastró a innumerables reyes una y otra vez? [...]

[...] "Sí, no hay nadie en todo el mundo tan humillado como tú, Eres tímido por naturaleza, puesto que nunca aceptas alabarte a ti mismo. Por ejemplo, las historias de la ofrenda de tus cabezas al señor Siva y el levantamiento de la montaña Kailasa han sido creadas por tu mente y desde entonces las has contado veinte veces.
Y la historia de que por la fuerza de tu brazo fuiste capaz de conquistar a Sahasrabahu, Bali y Vali, la has guardado en secreto en tu corazón. Escucha, necio, y no alardees más. ¿Puede alguien convertirse en un héroe por el hecho de cortarse su propia cabeza? A un prestidigitador nunca se le ha considerado un héroe a pesar de que corte en trozos todo su cuerpo con sus propias manos." [...]