OmShantiOm
Inicio Buscar Enseñanzas Estudios Links relacionados Contacto
Sukesh (Daitya)
Rey Suketu (demonio)
Sumali (rey de los Daityas)
Tadaka (demonio)
Maricha (demonio)

 

Vínculos de familia

Maricha (demonio)

  

Ravana, el de las diez cabezas, se acercó a Maricha y se postró ante él.
Después de ofrecerle su hospitalidad, Maricha le preguntó respetuosamente acerca de su viaje:
“Hijo mío, ¿qué es lo te tiene tan preocupado que has hecho solo todo el camino hasta aquí?”
El desdichado Ravana le repitió con orgullo toda la historia y añadió:
“Asume la falsa apariencia de un astuto venado para que así yo pueda raptar a la princesa”.
No obstante, Maricha se opuso:
“Escucha Ravana, aunque aparece como un hombre, es el Señor de toda la creación animada e inanimada. No se puede pelear con Él, querido hijo; moriremos cuando Él lo quiera y viviremos tan sólo si Él lo permite. Cuando estos dos príncipes fueron a custodiar el sacrificio del sabio Viswamitra, Sri Rama, el Señor de los Raghus, en un instante me goIpeó con una flecha sin punta que arrojó desde una distancia de 800 millas. No sería bueno enfrentarse a ellos. Me encuentro en la misma posición en la que se encuentra un insecto capturado en el nido de un Bhrnga, donde quiera que miro veo a los dos hermanos. Aun en el caso de que sean seres humanos, querido hijo, son notables héroes, y no es aconsejable oponerse a ellos.
“¿Crees acaso que un hombre puede matar a Tadaka y Subahu, romper el arco de Siva y acabar con Khara, Dusana y Trisira?
“Por ello, y teniendo en cuenta el bienestar de tu raza, es mejor que regreses a casa.”

Al escuchar las palabras de Maricha, Ravana se enfureció y le dijo: “Necio, pretendes enseñarme como si fueses mi preceptor. Dime qué guerrero en este mundo puede competir conmigo”.
Entonces Maricha pensó:
“No es aconsejable hacerse enemigo de cualquiera de los nueve tipos siguientes, aquel que es hábil con el uso de las armas, el que conoce los propios secretos, un maestro poderoso, un tonto, un hombre fuerte, un físico, un panegirista (*), un poeta y un experto cocinero. Si sigo discutiendo, este necio me matará; así es que, ¿por qué no morir bajo las flechas de Sri Rama?”
Tranquilizándose con este pensamiento acompañó a Ravana, sin dejar por ello de ser fiel en su devoción a los pies de Sri Rama. Se sintió extasiado ante la idea de poder contemplar a Sri Rama, su mejor amigo, aun sabiendo que no podría expresar su alegría delante de Ravana.
“Mis ojos serán agraciados con la imagen de mi amado Señor y todo cuanto yo debo hacer es fijar mis pensamientos en los pies del Todomisericordioso. ¡Pensar que Sri Hari, el Océano de la Dicha, aquel que hasta con su enfado otorga la beatitud final y que sin razón alguna se entrega por completo a los deseos de Sus devotos, va a ajustar una flecha a Su arco con Sus propias manos y me va a matar!
¡Cuando El me siga corriendo, con Su arco y Su flecha, giraré una y otra vez para poder ver a mi Señor! No hay nadie tan bendecido como yo.”
_________
(*)Panegirista: el que da discurso o escribe composición poética de tono solemne en el que se alaba a una persona de gran relevancia, como un héroe, un santo o un poderoso.